Mis letras, mis palabras, mis frases, mis sentimientos…Todo cuanto plasmo, aún sin dejar de ser de mí, de mi marca, te pertenecen en pensamiento desde este instante en que tú me lees…

© ɱağ

Desde 2014

Y cierro los ojos para abrir mi ánima…

5 de noviembre de 2014

"...De mayor quiero ser pequeño..."


¿Recuerdas cuándo eras pequeño?
¿Cuándo jugabas a que un día serías grande?
¿Recuerdas cuando lo mejor era ensuciarse las manos y la cara, y uno se limpiaba en la camiseta?
¿Te acuerdas del plátano de la merienda o del bocata de Nocilla (yo le ponía chorizo y me sabía a helado de crocanti)?
¿Recuerdas cuándo jugabas a "pillar" y salvar a los demás era decir "por mis compañeros y por mí"?
¿Te acuerdas cuando las grandes decisiones se tomaban a  "pito, pito, gorgorito"? ¿Y cuándo equivocarse era decir "hala, que empezamos otra vez"?
¿Recuerdas lo difícil que era conseguir los últimos cromos del álbum? ¿Y te acuerdas las veces que  has buscado tizas en los escombros para que las niñas pudieran pintar en el suelo y comenzarán a jugar?
¿Y recuerdas a aquella niña de coletas a la que le regalabas aquellas flores blancas que huelen tan raro pero que tú recogías como si fueran las flores más exóticas del mundo? ¿Y a aquella otra que te hacía menos caso que a la pared? ¿Y cuándo de aquel balonazo le "jodiste" los geranios a la Sra. Bernarda? Tú, en tu defensa, dijiste que "estaban en la trayectoria del balón"... ¿Y las carreras de caracoles? A mí me encantaban...
¿Y te acuerdas de cómo te sentiste cuando por fin te quitaron las ruedetas de la bici (sí, a las rueditas les decimos así aquí, en mi tierra) y fuiste solo?
¡¡Wowwww...!! ¡Qué momento, eh! Te sentiste el dueño de la carretera a dos ruedas y cogiendo al toro por los cuernos.
¿Y el coche teledirigido? ¿Y los globos y las pistolas de agua, aquéllas que había que llenar casi antes de haberlas disparado? ¿Y cuándo te regalaron aquella guitarra que era más grande que tú y el perro te hacía los coros? ¡Ya apuntabas, eh...!
¿Te acuerdas de todo eso?
Yo soy  más mayor que tú pero sí  me acuerdo y me encanta poder hacerlo.
Mis dibujos favoritos... Ya sabes... Qué te voy a contar yo... La Abeja Maya...
Pero me gustaban los caballeros del zodiaco... Si, ya sé, tú eres más de los otros, de esos  cuatro que luchaban contra monstruos imposibles de imaginar.  Uno iba de blanco, otro de azul..., vamos que parecían el parchís... ¿Cómo se llamaban?

Recuerdo cómo le hacía vestiditos a mis muñecas, comiditas con barrete y unas hierbas que crecían entre las piedras de las paredes de la calle de mi tía en el pueblo, esas que parecen granos de arroz... Verde, sí, pero arroz.  Cuando por ser chica, no me dejaban jugar a todo… ¡Y cuando me caí del nogal! Todavía no sé ni cómo subí, pero aún tengo las marcas en las rodillas.
No te voy a contar cuando agarré de los pelos a una niña porque no me quería devolver mi muñeca después de habérsela dejando toda la tarde y la arrastré hasta un charco. Allí la dejé y me fui toda hueca con mi muñeca. ¡A ver las cosas que se dejan se devuelven!

¿Sabes? Hay tantos recuerdos que no se deben olvidar, tantas ilusiones que recrear, tantas cosas buenas que volver a sentir...
Ahora ya somos adultos y aquéllo casi nos parece lejano, pero yo te digo que nunca pierdas al niño que llevas dentro aunque cada año las velas se vean más y la tarta haya que comprarla más grande (porque tenemos más gente con la que compartirla).
Desde entonces ha llovido un poco y pintamos alguna cana y, a pesar de todo ello, seguimos siendo lo que fuimos.

 

Hoy me he levantado un poco más tarde porque entre tus sueños y los míos he tenido que encontrar un poco de tiempo para prepararte algo y dártelo hoy. Entre beso y beso, entre abrazo y abrazo, entre piel y piel, algo hallé.
He cogido unas flores del jardín, he dibujado unas notas en el suelo, entre las hojas secas, he cogido algunas manzanas e higos… Me he puesto mi traje de princesa, mi diadema de flores y he buscado un pañuelo con mi perfume para que lo luzcas anudado en tu brazo. Y no hay que deshojar margaritas porque eres tú el caballero al que admirar, el que gana todos los torneos, quien siempre se desviste de su armadura ante quienes quiere y ama, quien desmonta su caballo para dejar firmes y profundas las huellas en el camino, quien no necesita abrir un libro para encontrar las más bellas palabras y darles la musicalidad que requieren. Porque eres tú quien despierta y anochece en mis pensamientos y se dibuja no solo en mis sonrisas.


Y he invitado a todos los amigos que conozco para estar contigo en este día, pequeño escorpión, para disfrutar contigo tus alegrías y consolarte y compartir tus pesares.

Quiero que pienses un deseo… O veinte…
Que alguno siempre se cumple.
Concéntrate.
¿Ya?
Pues que se cumplan por mil.

¡¡¡Feliz cumpleaños!!!
Y no olvides que la felicidad es no dejar nunca de soñar.
No te preocupes por el mañana, porque el mañana traerá sus propias preocupaciones. Ahora somos grandes y nos gustaría ser pequeños mas vivo queda lo que fuimos.
A cada día le bastan sus propios quebraderos de cabeza según dijo un tal Mateo. 
¡¡¡Sueña y sé feliz!!!


 Este es mi regalo para ti, Jesús.

21 comentarios:

  1. Gracias, muchísimas gracias princesa, me han emocionado tus palabras, y mucho, es todo un regalazo, gracias por existir... Eres una maravilla con clase...

    Mi deseo, no lo voy a contar pues quiero que se cumpla, aunque te lo puedes imaginar...

    Comando G, eran los que se parecían a parchís...

    Y tu...tu eres la soberana de mi reino...
    Sigue así, siendo tan estupenda... Un besazo y dulces sueños preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te mereces esto y mucho más porque lo vales, como dice el anuncio, porque no ha habido ni un solo detalle ni un solo momento tuyos que me hayan hecho dudar de ti o sentirme insegura a tu lado. Porque eres muy grande, pequeño, pero muy grande.
      Un besazo y gracias por contribuir cada día en mí.

      Eliminar
  2. La infancia de cada persona es mucho más importante de lo que nos creemos. Somos grabadoras andantes en esa edad en la que empezamos a descubrirlo todo.
    ¿Nocilla con chorizo? Bufffff, debías tener un estómago de hierro!
    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es cuestión de poner un dedo de nocilla o medio chorizo, pero sí, tenía su cosa. No me parecía un sabor extraño. Visto lo de hoy en día, aquéllo era una tontería.
      Y sí, es cierto, somos una esponja en esa edad y forja la base de nuestra personalidad. Yo era una auténtica exploradora y mi ángel debía de estar un poco apurado en aquella época porque, no era traviesa ni nada, pero no tenía miedo. Hoy debe estar haciendo jerséis de punto.
      Te recomiendo el bocata ese. Un besazo.

      Eliminar
  3. que historia mas bonita, asi son las cosas como ls cuentas, somos niños
    no tenemos obligaciones, ni facturas ni complicaciones ...
    todo es hermoso, yo con flores de jazmin quitandoles el rabito, hacia unas pulseras preciosas,
    tambien collares ...
    y tantas cosas mas de nuestra niñez, sobre todo el estar rodeado con mis padres
    que hoy no tengo, ese ambiente tan familiar,

    crecimos, aun queriendo quedarnoscomo Peter Pan ... felicidades a tu amigo,
    que disfrute de su dia

    Besitos dulces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cora. Nunca hay que perder al niño que llevamos dentro. Es más, de vez en cuando hay que hacerle un homenaje y comportarnos como tales porque si no lo hacemos, algo nos falta.
      Un beso enorme y que tu niña nunca deje de serlo.

      Eliminar
  4. Me has emocionado como una tonta... por dios... que ando yo con la sensibilidad a flor de piel...
    Lo primero es darle mi felicitación a Jesús... A ver, ese mayor que quiere ser grande, sí, tú, ven... Muchísimas felicidades, espero y deseo de todo corazón que tus sueños se hagan realidad, disfruta de este día a tope, rodeado de tu gente y no olvides el deseo al soplar las velas... :) Muchos besinos cumpleañero!!

    Y a ti guapa, que decirte, precioso el detalle, preciosa la esencia, preciosa tú por hacernos volar a nuestra infancia con esa preguntas que haces en el post... Y es que la niña que llevo dentro, es que no me deja ni yo quiero que me abandone jamás, se ha puesto a dar saltos al verse reflejada en ciertas cosas... la infancia es el momento que más atesoro de mi vida, creo que esos recuerdos siempre vivirán en nosotros...
    Y yo que pensaba que esos de colores que describías como parchís eran los Power Ranger... jajajajaja... me he reído mucho al saber que no, que no he acertado... eso me sitúa a mi en otra época...
    y sip, de mayor, pequeño, porque a hay días en el que el alma de la infancia estalla y nos lleva a aquellos momentos...

    Muchos besinos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sensibilidad a flor de piel es preciosa. Sí, nos hace más vulnerables y con mayor accesibilidad al sufrimiento. Esto ya lo he debido de decir mil veces porque me suena, pero también nos hace tremendamente especiales, cercanos, entregados, apasionados... Capaces de destilar lo mejor de nosotros y de los demás. Necesitamos menos palabras. Nos basta una mirada, un repaso a una línea...
      Tú eres grande. Muy grande. Y como con cada uno de este pequeño círculo familiar que se ha formado, estoy muy orgullosa y feliz de formar parte de él, en ese en el que estás.
      Un beso enorme.

      Eliminar
    2. Muchas gracias Haydee, me alegra verte por aqui, se te echa de menos, espero que estés. Bien, un besazo

      Eliminar
  5. Quizás todos queremos algo así, "de mayores ser todavía pequeños"...
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca he dejado de ser niña, la verdad. Incluso me salen ramalazos infantiles que sorprenden a más de uno y de una pero queda hasta bonito. No son reacciones, son formas de hablar. Y a mí me encanta porque son naturales, para nada provocadas.
      Muy feliz día a ti también. Mil gracias por estar.
      Besos grandes.

      Eliminar
  6. Qué hermoso regalo... antes que nada, "Feliz cumpleaños"!!! al eterno Peter Pan (pero en el buen sentido...bue, vos sabés!) ...que lo mejor se te cumpla porque no te mereces menos de ello ...y para Campanilla, qué decirte? ...sos tan "grande" que las palabras no alcanzan!

    Besotes ...desde el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tu Alma, con todas las letras, al derecho y al revés.
      Peter Pan... No se me había ocurrido. ¿En qué estaría yo pensando?
      ¿Campanilla? No está mal pero soy como la abeja Maya.
      Un beso grande, "prechiocha".

      Eliminar
    2. Muchas gracias Almita, un besazo muy grandote

      Eliminar
  7. Tantos recuerdos de pequeño, más buenos siempre que de los malos, porque a esa edad todo mal momento se borra pronto con lo más mínimo que nos distrae. Si te gustan los caballeros del zodiaco no has de ser muy mayor, los otros pensé eran los Powers Rangers, pero como he visto en el comentario de Jesús se refiere a lo que por acá conocimos como Fuerza G, de ellos yo era Jason por supuesto :D

    Dulce beso y felicidades al festejado.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Dulce. Nunca se es demasiado mayor. También me acuerdo de Mazinger Z, Sandokan, Orzowey... Heidi que no me gustaba, al igual que Marco. ¡Qué tragedias! Me acuerdo de aquellos dibujos que nos enseñaban cosas de la tierra, del espacio, del cuerpo humano, de la historia... "Erase una vez..."
    No recuerdo si eran los Powers Rangers o Comando G. No logro localizarlos porque no me gustaban. Los Caballeros del Zodiaco debían ser posteriores. A mí me gustaba el del pelo morado. Shiru creo que se llamaba. ¡Moría por ese muñeco!
    La verdad es que el tiempo para mi es algo muy difuminado. No sé concretar. Disfruté mucho de niña y fui niña y tengo muchos y buenísimos recuerdos.
    En aquella época creo que sabíamos ser niños.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  9. Hermosos recuerdos hechos de pequeños detalles, siempre es importante cuidar de ese niño que se resguarda en nuestro interior, así cuando venga el sentimiento de volver a aquella etapa, él esta allí, y es cuando vienen todos estos recuerdos que has escrito y me han hecho sonreír y buscar los míos propios.

    Felicidades a tu amigo Jesús, grande ha de ser para que conserves tanto de él.
    Besos a ambos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos muy buenos recuerdos de pequeños. A María le decía que seguro que todos no son reales porque las magnitudes y las escenas van cambiando a lo largo del tiempo.
      Sí, Jesús es muy grande. Un artista y una bellísima persona que cada día me ayuda a crecer.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  10. LLego un unos días de retraso .
    Has escrito el cuento más hermoso, las palabras más dulces y creado el regalo más maravilloso, ese que queda grabado a fuego en la memoria del corazón y en el rincón del alma donde están los más preciados regalos, esos que no son tangibles pero que nos llenan toda una vida con tan solo recordarlos
    Felicidades a ambos .. porque estas palabras son fruto de un cariño enorme y eso siempre es cosa de dos

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Marieta. Nunca llegas tarde. Yo sí que llego tarde a todas partes, pero lo importante es llegar y tú llegas. No solo con tu presencia, llegas con tus hechos y tus palabras.
    Sí, hay muchísimo cariño entre nosotros.
    Tenemos muchos recuerdos de cuándo éramos pequeños. Algunos los hemos idealizado y, seguramente, serán mentira pero qué más da...
    Un beso muy, muy grande... y siempre estás.

    ResponderEliminar

Sueña porque soñar es vivir y vivir es sentir...

Si deseas seguirme por correo.

Acólitos...