Mis letras, mis palabras, mis frases, mis sentimientos

Todo cuanto plasmo, aún sin dejar de ser de mí, de mi marca, te pertenecen en pensamiento desde este instante en que tú me lees

© ɱağ

Azul deMağdalia Mağade Qamar

Desde 2014

Y cierro los ojos para abrir mi ánima

19 de junio de 2018

El adiós...

No quería decirle nada pero en el alma le brincaba el adiós. Le dolían hasta las lágrimas que no había derramado, el silencio que había rozado las comisuras de sus bocas en cada intento de beso, esos no dados..., y de los dados, le quemaban las caricias, tan vacuas como el humo del silencio. Qué decir del hueco de sus manos o del roce de la piel, tan espurios como el eco de la nada. De las palabras, ya no podía decir nada, pues era darles un significado del que solo podían vestirse las ausencias.

Le miró, con esos ojos llenos del vacío del mucho amor que había sentido. No dejó que se le acercara. Prefería la distancia a la indiferencia por los lamentos, a las excusas vacías de sentido, a los apócrifos sentimientos que fingía latirle más allá de sus barros, entre los huesos,; más allá de las moldeadas sonrisas, más allá de sus infinita deslealtad.... a sus reclamos ilógicos, a sus dádivas opacas... La confianza vapuleada...

Respiró hondo. Bajó los párpados como si fuera una aceptación. Era una aceptación... y una decisión: Retroceder sobre los pasos dados y ya quebrados, para resacirlos, para borrar las huellas de lo que pudo haber sido y no fue... Y, sin más, se giró. Le dio la espalda como ley salomónica, con los diez mandamientos incumplidos, con el honor virgen y el santas pascuas cosido en la boca. Ahí quedó: lo que había dado y lo que no había recibido, lo que no había entregado y podía haber otorgado... en el culmen silente de quien no desea gastar discurso.
No hubo portazo. No hubo reproches. Solo un sepulcral silencio y, a pesar de todo ello, siguió recibiendo la misma respuesta. No merecía. No merecía gastar tiempo, gastar estrofas... No merecía vivirle.


20 comentarios:

  1. Ainssssssssssssssssssssssss...

    Suspiro... porque hay veces que no queda más que seguir nuestro camino; quedarnos con la tranquilidad que todo lo dado, fue con el corazón y el alma; desear al otro lo mejor...

    Tus letras me llegaron, no sé porqué -o sí...- pero hicieron centro... besissssssssss hermosa y un abrazo gordo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que pensar que no se puede vivir esperando siempre, que no se puede estar dando a manos llenas en manos que siempre estarán vacías y sin orden.
      Hay que dar un portazo por la propia dignidad.

      Un beso enorme y gracias :-)

      Eliminar
  2. Y el alma se quiebra bajo el silencio de la despedida. No caben palabras, tiempo, rencor… solo desdibujar lo sentido y no vivido; vacíos...

    Bello e intenso, mi querida Mag… Letras que se sienten cerca, que traspasan la piel…

    Bsoss enormes, y muy feliz tarde 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Millones de gracias.
      ¿De qué sirve luchar contra la nada?
      Sonreír, cabeza alta y darse la vuelta con el respeto que una misma se merece.

      Un beso enorme.

      Eliminar
  3. Un adiós triste como todos pero este es dolido, este no merece demasiado duelo. Un texto lleno de fuerza, asoma algo de rabia, pero está tan bien escrito, es tan bello que el rencor no cabe. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rabia e impotencia... Saber que todos los frutos se han secado, que estaban en otro árbol y no era el nuestro...
      No caben malas formas. Se ha de ser elegante siempre en estas y en los modos pero, desde luego, salud mental por una misma.

      Gracias mil.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  4. Me quedo con ese final y quién no merece ..tampoco merece dolor en esa despedida ... No merecía vivirle !!

    Bonito relato , muy bien trabajado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la clave, Precious. No merece y lo que no merece está de más. No sé por qué siempre parece que dediquemos más tiempo a este tipo de hechos o personas que el que acabamos dedicando a quien sí. Pero aprendemos.

      Un beso y gracias por venir.

      Eliminar
  5. Separarse de la especie por algo superior, no es soberbia, es amor. Saber decir adios es crecer. Cito Adios de Gustavo Cerati, un fragmento de esa canción que encuentro acorde para resumir lo que tan inspiradamente escribiste. Nos mostraste las emociones de la protagonista, las motivaciones para decir adiós, para separarse del que le es indiferente. No por egoísmo, sino resguardarse a si mismo, para empezar a tomar otro camino.

    Bien escrito.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Demi. Es creer en uno mismo y disfrutar de la vida y de los sentimientos, de saber quererse por encima de todo, por dignidad, por orgullo y por salud, como he dicho.

      Muchísimas gracias por estar y un beso grande.

      Eliminar
  6. Has escrito sin duda un bello adiós

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Tracy.
      Si lo paramos a pensar... Un adiós no siempre indica un final. Casi seguro un principio maravilloso.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Todo adiós es difícil, todo adiós tiene mucho de dejar, de renunciar, pero la mayoría de las veces es una decisión valiente. Así se siente el tuyo.

    Beso dulce Mi Estimada Magda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay decisiones que se piensan mucho pero si has de tirarte al agua hay que estar segura de saber nada o de que si no cubre, sepas tirarte.
      No merece la pena navegar en aguas turbulentas porque te acabas ahogando.

      Gracias mil y un beso.

      Eliminar
  8. Me parece precioso... Qué forma más bonita de decir adiós, sin llenar de reproches,sin tantas otras cosas que hacen que el recuerdo quede manchado.Una manera elegante y decisiva.

    Es que la desconfianza termina matando el amor...

    Muchos besos, Magade.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que conservar los pequeños detalles que han aportado y de lo negativo quedarse con el aprendizaje. No nos obvia a cometer el mismo error pero sí a poder gestionarlo de otra forma. No puedes quedarte siempre al sol porque te quemas.

      Un beso y gracias siempre :)

      Eliminar
  9. A veces es la dignidad de una misma, el sobrevivir, el decirse cuánto se ama a sí misma... a veces es cuestión de respirar y dejar las agónicas bocanadas de nada.

    Toda mi admiración, mi querida Mag. Me has llegado más hondo de lo que puedas imaginar.

    Mil besitos para tu finde ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que quererse y darse cuenta de que no puedes luchar contra la nada para perderlo todo.
      Hay que tomar decisiones aunque sean dolorosas pero, no hay mal que por bien no venga.
      Tiempo al tiempo.

      Muchos besos.

      Eliminar
  10. Los adioses cuando sentimos son dolorosos. Es un corte al alma, pero a veces no nos queda otra salida. Tu escrito conlleva el dolor de romper con algo que aun sentimos dentro. Y so Mag siempre nos duele en el alma, Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende de los adioses. En este caso, como bien dices, es un corte profundo donde el abismo se llena de sangre pero no puedes dar amor ni entregarte a quien no lo sabe recibir, ni dejar tu vida en ello...
      Gracias por pasarte.

      Eliminar

Sueña porque soñar es vivir y vivir es sentir...