Mis letras, mis palabras, mis frases, mis sentimientos

Todo cuanto plasmo, aún sin dejar de ser de mí, de mi marca, te pertenecen en pensamiento desde este instante en que tú me lees

© ɱağ

Azul deMağdalia Mağade Qamar

Desde 2014

Y cierro los ojos para abrir mi ánima

20 de septiembre de 2018

Naturaleza...


Me cierro en este universo de mil colores: Paisaje que mis ojos no logra abarcar, y el entornado de mi mirada se pierde sin horizontes. El infinito de este cielo que me cubre y el tacto bajo mis plantas de la hierba fresca y húmeda: 

caricias de aroma a preticor, 
rocío de la mañana, 
soledad de la noche vestida de luna.

Camino, requiebro... con la calma precisa y la templanza soñada, con el rubor en las mejillas por los besos descarados del sol, buscando la presencia de la sombra que me dé un poco de respiro. Mis pies se funden entre los brazos verdes y el agua tímida que discurre a los suyos hasta el puente, salvaguarda de la osadía de un riachuelo que morirá mar. 

Al otro lado, otro mundo. Pedestales de roca, gigantes silentes de coronas de flores que claman banderas, lágrimas sempiternas de hielo derramado, de secretos inconfesables a la mano de unos pocos… Ahí, en la soledad del todo, en la miscelánea de emociones que respiran aliviadas, me reúno con la libertad del ser desnudo, en esa comunión perfecta del perfecto sentir. 

Y al mirarte, clavados ambos, tú y yo, en un suspiro, sonrío con el verbo callado en mi boca, y mi mano, ofrecida al viento, busca el sino de la existencia: El renacer del que me tapizo.

Fotomontaje: Gradas de Soaso (Ordesa) de fondo.

Este es mi texto para la dinámica de este jueves 
"La Naturaleza que más me impresiona" 
propuesta por Dorotea desde su universo 
Lazos y raíces

13 de septiembre de 2018

Mi mundo no es de este mundo...

Nos ponemos a rezar sobre el nombre de los muertos,
sobre el calvario de los penitentes
cuyas alas, teñidas de fango rojo y sal,
de palabras tan fatuas como el fuego azul
mientras nos vestimos de su destino en manos ajenas
y nos enarbolamos en banderas de tierra extraña,
se resquebrajan en su propia agonía
esperando, bendita como la vida,
una luz que prenda en sus tristes almas.
  
Estos versos sin rima pero tallados en la piedra de la conciencia, resuenan en mí como una letanía lejana, como el sonido de las campanas que un día tocaron a muerto y a victoria. Ha pasado tanto tiempo que desconozco su límite pero sí sé que la vida es un círculo cerrado. Pensé que habría esperanza pero ¿qué confianza puedo tener en el Hombre que se inventa mundos y conquistas para crear sus fantasmas y reniega de sus propias realidades como si fueran maletas de harapos inútiles? 

Miro a través de esta pequeña ventana a un espacio infinito y tan oscuro que es noche eterna; tan frío como esta vida sin sol como los corazones de estos hombres y mujeres que han aprendido edificados sobre la supremacía del fuerte sobre el menos fuerte, sobre el mal hacer para los apátridas obligados, sobre un caldo de indiferencia que ondea banderas que no definen personas sino miedos y pensamientos heredados desde la oscuridad,  relegando al olvido los verdaderos valores pero, desde esta soledad que me ofrece el alma, todavía rezo por esos otros seres que me abrazaron en su día, que tomaron mi mano y las de mis ancestros, y forjaron huellas que marcaron mi sangre.

Se me acaba el aliento pero voy a ser libre por siempre, con la cruz de intruso bautizado en la ignominia, por la ignorancia, pero ya sin cadenas retorcidas en los juicios de otros y, tal vez, solo tal vez, amortajado en la fe de un mundo mejor, donde los colores sean tan transparentes que no se pueda más que ir desnudos y no haya más nombre que el que no se sepa nombrar; encuentre al Hombre libre de verdad, cultivado en la igualdad y manisfestado en empatía, donde al mirar al otro cada uno se reconozca.

Hay cosas que se ven y no se sienten; cosas que no se ven... y se sienten como astillas bajo las uñas.


34575427096_dc79af85d4_o
Obra de © Agostino Arrivabene

Mi texto pertenece a la dinámica propuesta por Diva de Noche 
para  su blog  "Divagaciones Nocturnas"
 donde puedes ver otras exposiciones acerca de la Xenofobia.

9 de septiembre de 2018

Ataraxia...


 Fuego que quema mis aguas.
Hálito húmedo que me devuelve del abismo.
Emerjo de las lluvias: Virgen no sacra
comulgada en inmarcesible fuerza
que ancla en mi pecho los pálpitos
que aletean Su Nombre.

Redimida en este bautismo
donde la piel ruge y el alma se abre,
donde el silencio se hace crepúsculo que abraza el alba,
Renazco.

Inefable
este sentimiento preñado de la epifanía de la carne.
Bendito
el naufragio de estas soledades.
Devotos velos que me envuelven,
serena y calma,
a la luz clemente de mi Sino.




Estos versos pertenecen a mi aportación al reto de Gin 
para sus blogs Paraíso de Letras y/o Variétés"