Mis letras, mis palabras, mis frases, mis sentimientos

Todo cuanto plasmo, aún sin dejar de ser de mí, de mi marca, te pertenecen en pensamiento desde este instante en que tú me lees

© ɱağ

Azul deMağdalia Mağade Qamar

Desde 2014

Y cierro los ojos para abrir mi ánima

17 de noviembre de 2019

Cierre de convocatoria...

Agradezco sinceramente vuestra participación en esta convocatoria que no he podido atender como bien se merece pues no tengo posibilidad de entrar entre otras cuestiones que me impiden participar adecuadamente por lo que pido disculpas y aprovecho para pasar el testigo a Moni que, desde su blog, nos invitará a una nueva aventura.

Si el destino lo permite, nos vemos por Navidad.


14 de noviembre de 2019

Curar el alma....

Durante los días anteriores, había observado a María rondar cerca de mi puesto, indecisa. Tenía tanta oscuridad a su alrededor que me daba miedo decirle algo. Nuestras miradas se cruzaron varias veces. Sabía que vendría. Tenía tanta fe en que yo pudiera ayudarla que no podía negarle la luz y, aunque estaba segura de que podría evitarle los fantasmas, no podría eludir el daño que estos pudieran hacerle al sentirse reprochados. Estaban tan profundos que la sombra que la abrazaba era un yugo demasiado pesado.

Por todo ello tenía preparado ya mi carromato. Antes de decidir ir a buscarla, lo protegí trazando un círculo de sal a su alrededor y dibujado una serie de señales con esencias ahí donde ella se iba a sentar amén de todos los trabajos y encomendaciones previos que eran necesarios para la seguridad de ambas.
Me aproximé a María aquella tarde, casi al final de la jornada. Estaba asustada pero no hizo falta decir palabra alguna. Tomó mi mano y me siguió hasta mi carromato —lleno de portadores de luz, de potenciadores de las fuerzas positivas—. Entramos por la parte trasera. La pública, la que daba hacia la feria, estaba ya cerrada.
No quería oscuridad. El aceite de Jerusalem que se consumía en las lamparillas producían la luz justa. Sentí como mi alma se abría… y cómo se resquebrajaba al verla ahí sentada, con todos los demonios acosando a su ser, con todas las sombras golpeándola. Cómo se hacía tan pequeña. No suelo tocar a mis clientes. Me basta con echar las cartas de manera muy sutil. Decirles las cosas de la mejor manera posible, sin poner demasiado énfasis en lo negativo ni enarbolar demasiado lo bueno. Pero esta vez era preciso que mi piel tocase la suya. Tenía que percibir su pulso, su sangre… sentir la poca energía que le quedaba. No quería saber su nombre pero me latía dentro. Tomé sus manos por encima de la mesa. Las acaricié para que entraran en calor y para darle algo de confianza, aunque estaba claro que estaba desesperada y yo era un último recurso.. Las cubrí con un manojo de vástagos. Las bañé con el agua bautizada por el rocío y magnificada por la luna… Y las enhebré con las mías con un cordel azul.
Respiré tan hondo que mi corazón se detuvo un momento. 

—Mírame, María. No dejes de mirarme a los ojos. Céntrate en ellos. No escuches más que mis palabras. Haz caso a lo que yo solo te diga y pase lo que pase, no sueltes mis manos, así sientas que te quemas, así sientas que te mueres… ¿Lo has comprendido, María?

Ella asintió con un hilo de voz. Estaba tan lejos que su ausencia dolía. Pero yo iba a traerla a este mundo. Fuera como fuera. Sí, solo soy una charlatana de feria. Solo una bruja. Solo una gitana. Solo una mujer hechicera pero con el poder de mis ancestros en las palmas de mis manos y en el hondo de mi alma.

María se levantó y la obligué a descansar en mi cama, protegida. Sus ojos estaban cruzados por venas de sangre. Demasiadas lágrimas. Demasiado dolor. Sin fuerza pero más serena. Su piel volvió a sonreír poco a poco.
No quise su dinero. Quería su alegría, su vida, la paz de su alma...  Y hacer lo que me gusta hacer: Ayudar a los seres que precisan luz. Porque en el circo no solo entretenemos y sanamos la tristeza, también curamos el alma.

 Dolores (1892-1975), fotografiada por Adolf de Meyer, 1919



Este texto, un poco más largo de lo normal, es mi aporte a mi propia propuesta para esta semana donde hemos de hablar del Circo en palabras mayores. Picando en la imagen podéis ir a ver la convocatoria y leer a los compañeros que han decidido sumarse a ella.

10 de noviembre de 2019

Convocatoria Reto del Jueves...

El Circo
[14 de noviembre de 2019]


Imagen relacionada

Desde que el Hombre empezó su cultura podemos decir que el circo forma parte de nosotros, no como un espectáculo en sí, sino como una forma de comunicación. Y, aun siendo algo para el disfrute, no siempre ha tenido la esencia que tiene ahora. Nos acordaremos del Imperio Romano, de Grecia, de aquellas atracciones de la Edad Media o aquellos "circos de los horrores" hasta llegar a los espectáculos actuales donde ya todo es mucho más estudiado y estético, más pensado para el disfrute de los sentidos y una caricia a la delicadeza.

Acróbatas, contorsionistas, escapistas, forzudos, magos, payasos, titiriteros, saltimbanquis, prestidigitadores, tragafuegos… tragasables… Verdaderos actores que nos acercan a vivir historias maravillosas y que nos siguen dejando con la boca abierta.

Esta semana os propongo ir al Circo, sí ese que se escribe con letras mayúsculas. Da igual sí es ese pequeñito que pasa por las fiestas del pueblo y tiene un sencillo truco de magia y cuatro payasos que intentan hacer reír a su público. O si se trata del fastuoso espectáculo de una gran compañía donde todo está perfectamente estudiado, desde el más mínimo detalle hasta aquello que no vemos. Volvámonos niños o esos adultos que disfrutan de semejante y ancestral representación o seamos uno de aquellos curiosos que se mueven entre los carromatos o impresionantes vehículos articulados actuales que desean descubrir  unos personajes que tienen sus inquietudes, sus vivencias... O vayamos a una época cualquiera de su existencia y vivamos a través de las letras aquello que pudieron ver otros ojos.
El Circo no solo son esas dos horas de ilusión.  Es toda una aventura y un modo de vida. Y esta vida no siempre está llena de vivos colores.

Recordad aquello de las +-350 palabras y que podéis elegir imágenes diferentes a las mías para que se adapten a vuestra historia. Podéis subir los enlaces de vuestros blogs hasta el viernes noche o sábado si me apuráis, aquí mismo, en esta entrada porque

¡Señoras y señores!
¡Chicos y grandes!
¡Bienvenidos al maravilloso y grandioso espectáculo del Circo!
No se muevan de sus asientos La función está a punto de comenzar

Bailarina de Burlesque circo León domador Mini Top Hat anillo | Etsy