Mis letras, mis palabras, mis frases, mis sentimientos…Todo cuanto plasmo, aún sin dejar de ser de mí, de mi marca, te pertenecen en pensamiento desde este instante en que tú me lees…

© ɱağ

Desde 2014

Y cierro los ojos para abrir mi ánima…

29 de marzo de 2014

Estar sin ti...

Es tu ausencia el mal que me encierra;
es el vacío de la soledad que llora en eco
porque la soledad no es estar sola...
Es estar sin ti.
Es, un día si y otro también, no saber si regresar;
si mover el agua y hundirse en sus ondas o,
si lanzar la piedra intentando que salte sobre el agua
y, sólo al final, desaparece.
Duele tu lejanía, y,  aunque el tiempo sea tuyo
la espera es mía...
Que no es esta noche, que son todas;
que ni todos los alientos me alientan,
ni todos los ánimos me animan;
que la soledad es grande
y el miedo casi infinito.
Que cierro los ojos, y no es para verte,
sino para no ver la sensación de esperar en vano.
Me tapo los oídos esperando no oír el
ruido que dejan las cadenas de la incertidumbre
porque soy como fantasma que huye de la luz
mas tampoco sé esconderme en las sombras.

A veces tengo la sensación
de estar al borde del precipicio
pero no me tiro porque está demasiado profundo y escarpado
y porque mis lágrimas no me dejarían ver el camino de subida.
Me dejaría las uñas y la piel entre las rocas
y no podría tocarte
ni dibujar margaritas en tu espalda.
Soy como la silla de anea que espera tu llegada,
como el plato de sopa que se calentara otra vez
porque son más de las diez.
Ahora soy como la última ola que muere en la arena...
En la arena de tu ausencia.

Tu reflejo

Tu reflejo llega a mí como la esperanza que nunca perdí...

21 de marzo de 2014

Tú eres mi mejor partida...

15 de marzo de 2014

Juntos pero no tanto...

Nacisteis juntos y juntos para siempre. 
Estaréis juntos cuando las alas blancas de la muerte esparzan vuestros días. 
Sí, estaréis juntos aun en la memoria silenciosa de Dios, 
pero dejad que haya espacios en vuestra cercanía. 
Y dejad que los vientos del cielo dancen entre vosotros.
Amaos el uno al otro, pero no hagáis del amor una atadura. 
Que sea, más bien, un mar movible entre las costas de vuestras almas. 
Llenaos uno al otro vuestras copas, pero no bebáis de una sola copa. 
Daos el uno al otro de vuestro pan, pero no comáis del mismo trozo. 
Cantad y bailad juntos y estad alegres, pero que cada uno de vosotros sea independiente. 
Las cuerdas de un laúd están solas, aunque tiemblen con la misma música. 
Dad vuestro corazón, pero no para que vuestro compañero lo tenga,
porque sólo la mano de la Vida puede contener los corazones. 
Y estad juntos, pero no demasiado juntos... Porque los pilares del templo están aparte. 
Y, ni el roble crece bajo la sombra del ciprés ni el ciprés bajo la del roble. 

Kahlil Griban
"El Profeta" - El Matrimonio

9 de marzo de 2014

¡Al fresco con Zeus!

Me tiene harta. Lo puedo decir más alto pero no más claro. Que sea un dios, que pueda estar en todas partes  y sea el que más “mea” del Olimpo, no le da derecho alguno a hacer lo que le venga en gana. Nunca me fié de él y nunca me gustó. Tal vez por ser tan rebelde me tiene tan agobiada.
Sí, hablo de Zeus.
Allí está él, siempre impertérrito _menos cuando pierde las formas, algo que sucede más a menudo de lo que os imagináis, por mucho que oigáis decir_, altivo, seguro de sí mismo, capaz de las más grandes hazañas y de meter la pata ante la más mínima expresión de la nimiedad. Ya sabe que presentarse ante la ingenua conquista que se le ha metido entre ceja y ceja _por no decir entre huevo y huevo_ lanzando al espacio rayos y tempestades, lluvias y truenos es algo muy soez, así que sabe que, adoptando todas las formas posibles, imaginables e inimaginables, divinas y humanas, consigue mejores trabajos. Algunas suspiran por él, otras intentan ser la única, otras deciden compartirlo… Yo, yo no quiero saber nada de un pedante y soberbio como él. Aunque reconozco que tiene un cuerpo de dios pensado para tentar y procurado para pecar... pero no… Yo en mi sitio para su desesperación. A veces me llama Xantipa, porque me dice que soy una insolente, porque tengo mal carácter y porque lo desprecio. ¿Y? ¡Qué le den! ¡Preocupada me tiene! ¡Vamos, hombre!

 ¿Cómo demonios pretende conquistarme presentándose ante mí como una serpiente? Lo primero que hice fue coger una piedra y chafarle la cabeza. No hay más serpiente que yo. No tuve ningún tipo de contemplación… Estuvo lloviendo tres meses seguidos. Creo que fue un castigo. Ya no digo nada cuando no se le ocurrió mejor idea que convertirse en un toro blanco –precioso, sí, con unos atributos que acomplejaban a cualquiera_ pero, ¡por todos los dioses del Olimpo!, ¿en qué cabeza cabe? Primero me quedé petrificada. Luego, salí por patas como alma que lleva el demonio. Por entonces, tenía más competencia que ahora. A ver, que le hubiera funcionado con otras, no significaba que fuera a funcionar conmigo. Europa es que se confió demasiado o es que ese día no era el mejor día. Hasta le limpió las babas. ¡Válgame un deber! No sé. Yo veo una manada de toros en el agua y uno que se fija en mí… Y se lía parda, vamos. A mí no me apetece poner huevos _como le tocó a la pobre Leda_ por muy cisne blanco que parezca. ¡Y total por un polvo de media noche! Ni me apetece que se disfrace de lluvia de oro para echar una gotitas _esto me da que pensar y me desvío del tema_.
Y dicen que se abandona a sus fuerzas, que prefiere exponerse a Eros tal cual es, sin trampas, para honrar a una mujer. ¡Honrar! Esa es otra. Las engaña porque por sí mismo no puede. ¡Menudo tiparraco más impresentable! Ya engañó a su primera mujer, celosa como pocas, pero la muy…, bueno, ya me entendéis, en vez de darle por saco a él que era quien más culpa tenía _a mí modo de ver_, resulta que se vengaba contra todas las amantes y descendencias de su reputado marido.

Para entonces ya tenía tres esposas inmortales, y otras tantas más otras, mortales. Sin comentar los líos y deslíos con ninfas y otras deidades menores, cuando no era que le daba al pescado igual que a la carne. ¡Para que luego me venga con cuentos de ambrosía y néctares! ¡Anda, hombre, tira por ahí! Y de todas y todos se aprovechó. 

¡Mira que avisé veces a Ganímedes!: “¡No te fíes, que tú eres muy bobo, muy ingenuo, que te la meterá cruzada! Que tú estás acostumbrado las ovejas y no te dan ningún mal, y a cazar conejos _de monte_, pero que este se las sabe todas, que te liará y te va a dejar contento. Hazme caso, que menudo pájaro está hecho”. ¿Me hizo caso? ¡Más tonto que Pichote! _Tengo que apretar los dientes para contener mi rabia porque lo que más me jode es que su padre se quedara conforme: ¡Cómo si dos caballos –con el baile de san Vito_, por mucho que corrieran incluso por encima del agua, valieran lo que vale Gani! ¡Ni toda la juventud del mundo con su eterna inmortalidad, hombre!_.

Además, que no, que este tipo no me gusta, que no es justo, que se mueve por lo que sienten sus huevos y lo que ven sus ojos, que es un superficial. Y, encima, un egoísta, que es lo mejor que puede ser después de ser un asesino, un zoofilico, un parricida, un infanticida, un  suplantador de identidad, un mafioso… Y, además, de tan listo es tonto perdido. ¡Pues no es Hera, con lo espabilada que es ella, quien enterada de los líos de su marido y hermano, ¡manda huevis!, con la pobre Sémele, aturulla a la pobre para que le exija al gilipichi de Zeus una prueba de quien es; y éste, tonto perdido, porque no se puede ser más tonto, se presenta ante su amante envuelto en rayos! ¿Qué pretendía Zeus? ¿Hacer un huevo frito? ¡Abrasó a la pobre chica! ¡Qué no! ¡Qué me saca del mundo!

Yo voy a ser como Atenea –con dos bemoles_ más virgen que casta y más pura que blanca. No me va a vencer en esta guerra. Permaneceré invicta y no voy a tener ningún amante. ¡Pero sólo en eso, eh!


¡Y que no, hombre! ¡Que al final una no va a saber quién es! ¡Que al final resulta que todos somos primos hermanos! ¡Que paso yo de esta comedia! ¡Con viento fresco, chaval!
Este texto tiene más de cuatro años y era para un concurso de humor erótico en el que no quedé nada mal pero tampoco gané.

8 de marzo de 2014

Como Penélope en espera...
Llena de preguntas... Llena de esperanzas...
Tejiendo pensamientos.

¿A qué esperas? ¿A qué pase el tiempo?
Tú y yo tenemos muchas cosas que hacer.

Premio HAYDEÉ

Muchas gracias, bonita. Me ha hecho muchísima ilusión como ya te puedes imaginar. Yo no entiendo de esto de premios ni nada parecido, ni sé de reglas ni nada que se le asemeje pero te aseguro que me encanta recibirlos. La amistad, el cariño, la verdad... ¿tiene que tener límites? Las normas limitan... Yo voy a mi puto aire que para eso soy Pecadora de Instinto, por eso percibo EL Tacto del Pecado.
Mil gracias de nuevo.


Esta foto me hace pensar en cómo eres:
Guapetona, simpática, dulce y con mucha picardía, por eso te la he robado.


**Podéis ver su entrada completa en esta dirección:

http://fantasiasyrealidadesdehaydee.blogspot.com.es/2014/03/premio-dardos.html?showComment=1394207237520#c8675368325828259695

Premio de NOVAK

Me he llevado una gratísima sorpresa este mediodía procedente de alguien a quien conozco desde hace poquito, Novak, y a quien sigo siempre que puedo (como me pasa con todos). Me gusta el sentimiento que externaliza y, dichosa de su elección, respondo a semejante cuestionario. Es cierto eso de que los premios uno se los gana con merecimiento... Después de contestas a mil preguntas... No me extraña ;-) (No olvidíes que tengo un sentido del humor un tanto irónico y subliminal, que nadie me lo tome a mal).
Mil gracias, guapa.

Si deseas seguirme por correo.

Acólitos...