Mis letras, mis palabras, mis frases, mis sentimientos

Todo cuanto plasmo, aún sin dejar de ser de mí, de mi marca, te pertenecen en pensamiento desde este instante en que tú me lees

© ɱağ

Azul deMağdalia Mağade Qamar

Desde 2014

Y cierro los ojos para abrir mi ánima

30 de septiembre de 2018

Cierre de convocatoria...

Domingo. 
Con  su llegada finaliza mi tarea de coordinación de este evento de los
"Relatos Jueveros". 
Si alguien todavía anda rezagado tiene todo el día de hoy para dejarme el enlace 
aunque dé el relevo a otra persona.

 Solo me cabe volver a agradecer, sinceramente  y de todo corazón, la participación a todos cuantos os habéis pasado por este rincón de lectura y escritura, 
en el grado que haya sido, como espectadores, comentaristas o escritores, 
y haya sido, del mismo modo que para mí, una experiencia interesante y muy positiva 
que anima a repetirla en cualquier otro momento.

Vuestros textos han estado en la línea de lo bueno. Me habéis hecho disfrutar y conocer libros que desconocía, y  percibir sensaciones y emociones que gratifican estas dinámicas.
Es una tarea que se hace con gusto y requiere un poquito de atención pero nada más, 
por lo que os convido a ser anfitriones al menos una vez. 

Ahora, la iniciativa, si no sucede alguna cosa en contra, corresponde a 
Juan Carlos  desde su blog "¿Y qué te cuento?
donde seguro nos vamos a encontrar una propuesta que nos invitará a admirar y compartir este maravilloso mundo de la lectoescritura donde con nuestras diferentes perspectivas todos tenemos cabida.

Muchísimas gracias.
Nos seguimos leyendo.





27 de septiembre de 2018

Línea 20...

Se había acostumbrado a vivir entre monstruos, entre los de los demás y los propios, sabiendo que, mientras los de los otros iban muriendo, los suyos permanecían en pie. No es que se sintiera muy orgullosa de ellos pero le permitían estar viva y en alerta como las gárgolas de Notre Dame que la observaban desde las alturas, silenciosas, a través de sus miradas de piedra. Impertérritas.


Apagó su cigarrillo, bebió un largo sorbo de agua y se retocó el bermellón de sus labios. Una lazada para adornar el cuello y cerró su abrigo para abandonar el café. 
Caía ya la tarde pero no dudó en ponerse su gafas mariposa de cristal oscuro. Caminó erguida y con decisión sobre el empedrado de la rue du Chat qui pêche hasta llegar al número 13 de la rue de la Huchette. Sabía que el portal estaría abierto. Tenía todo controlado. Era su oficio. Subió la escalera y llamó al timbre de la puerta del segundo derecha. Aguardó unos minutos. Escuchó el sonido de unos pasos. No vaciló. En cuando la puerta se abrió y reconoció al hombre, levantó su mano derecha con la seguridad y celeridad de quien sabe lo que hace. Un sonido seco resonó en el hueco de la escalera y el sujeto, sin tiempo a decir ni hacer nada, cayó tendido sobre el suelo con un fino hilo de sangre derramándose desde la estrella de su frente.

Como una envenenadora que se goza examinando los efectos de su brebaje en la pobre víctima, Josefine de la Fayette, conocida en los bajos fondos y al amparo de las sombras del poder, como Madame de la Fayette, la Marquise; retrocedió sobre sus pasos para perderse, como el humo de su cigarro, por las estrechas y concurridas calles que circundaban aquella parte de París.
Al llegar al puente se encontró con Dennis Beauchene, Monsieur, quién después de tirar el arma al centro del Sena, apagó su aliento con la densidad de un beso. Se subieron al coche negro de bandera diplomática cuyo chófer los miraba desde el interior. Josefine se volvió a perfilar los labios. Dennis sonrió. Luego, tomó la mano de su amante para llevársela a los labios. La besó y la mantuvo unida a la suya hasta llegar a “Laperóuse” donde tenían reservada la mejor mesa.



Este es mi texto para la dinámica "Línea 20" que he coordinado para este jueves.
 Picando en la imagen inferior vais directamente al enunciado y a otros textos participantes si deseáis conocerlos.







Esta semana se ha dado la curiosa circunstancia de una doble convocatoria, así que este anexo es mi aportación para la de Rodhea Bloson desde su blog del mismo nombre, hablando sobre EstanciasHospitalarias.


Odiaba los hospitales tanto como los cementerios. A ambos hay que ir por obligación, eso incluye las visitas, y pocas veces por devoción. Unas parece que se va de fiesta y otras como si fuera un acto solemne. Tal vez la gente agradezca las audiencias pero en su caso… no sabía qué decir. La verdad, su síndrome “de bata blanca” le producía una severa inquina. 

Pero en aquella ocasión, su visita al hospital había sido de esas razones ineludibles con el destino. No tuvo jamás conciencia de cómo llegó hasta ahí. Cuando abrió los ojos, el sonido del respirador parecía ser La Traviata acompasada por un extraño silencio influenciado por otros sonidos mucho menos agradables que hablaban del dolor de la lucha o del dolor de muerte sentada a los pies de la cama en paciente espera. Se desesperó aunque los sedantes aliviaran un poco aquella sensación. Casi pudo adivinarse una sonrisa cuando vio al primer humano acercarse a ella, y, con voz sosegada, tomándola de la mano, le dio la bienvenida al mundo de los vivos después de haber estado casi una semana navegando en la barca de Caronte. La parca se alejó de su cama y el ángel blanco, coronado de rastas, iluminó y atemperó el largo y duro camino de su nueva vida.

23 de septiembre de 2018

Convocatoria Reto del Jueves

La línea 20
[27 de septiembre de 2018] 


Os doy de nuevo la bienvenida a esta vuestra casa ya que esta semana coordino también, y por primera vez, la dinámica de relatos jueveros así que, sin más demora, paso a ello:

Todos tenemos libros en casa. Quien dice libro, dice otra cosa. Tomaremos uno y lo abriremos al azar. Elegiremos una de las dos páginas para marcar la frase o verso de la línea 20 (más la superior y/o inferior, total o parcialmente, para apoyarnos y darle sentido en caso de que lo careciera por sí mismx). Ubicaremos literalmente la/s frase/s en nuestro texto, prosa o verso, realidad o no, según nos convenga, y será/n tenida/s en cuenta para el cómputo total de palabras según las normas de Tésalo (~350). El resto será fruto de nuestra inspiración.
Para mejor comprensión de la propuesta, ejemplifico con "Mendiel el de los libros" de Stefan Zweig: 

Por supuesto, pondremos la referencia al libro y remarcaremos la frase. Del mismo modo, buscaremos una imagen, o más, que nos guste acorde a nuestra creación. El título, este o el que guste o se adapte mejor a vuestro escrito.

Creo que puede ser una invitación para compartir y, quién sabe, igual alguno de los libros mencionados se convierte en uno de los elegidos para nuestra mesita de noche este otoño.
Espero que la iniciativa sea de vuestro agrado y os anime a participar. Si es así, solo tenéis que dejarme el vinculo a vuestro blog por la entrada referida, al pie de esta mía, (jueves-viernes y el sábado si vais apurados) para que os pueda enlazar aquí mismo. El domingo, mediante nueva entrada, daré por concluida la convocatoria, y os remitiré al blog del nuevo anfitrión. 
Ya solo me cabe daros gracias anticipadas por vuestra colaboración y estoy a la espera de vuestras aportaciones.


Nuestras aportaciones

María Dorada                Campirela                Sakkarah               Mujer.Virtual                Mag              Alma.Baires               Pitt.Tristán                YessyKan               Diva.de.Noche               Neogéminis               El.Demiurgo.de.Hurlingham               El.escritorio.de.Jandrés               Max Estrella               Dafne Sinedie               Dorotea               Ginebra Blonde               Alice Blaw           Montserrat Sala


20 de septiembre de 2018

Naturaleza...


Me cierro en este universo de mil colores: Paisaje que mis ojos no logra abarcar, y el entornado de mi mirada se pierde sin horizontes. El infinito de este cielo que me cubre y el tacto bajo mis plantas de la hierba fresca y húmeda: 

caricias de aroma a preticor, 
rocío de la mañana, 
soledad de la noche vestida de luna.

Camino, requiebro... con la calma precisa y la templanza soñada, con el rubor en las mejillas por los besos descarados del sol, buscando la presencia de la sombra que me dé un poco de respiro. Mis pies se funden entre los brazos verdes y el agua tímida que discurre a los suyos hasta el puente, salvaguarda de la osadía de un riachuelo que morirá mar. 

Al otro lado, otro mundo. Pedestales de roca, gigantes silentes de coronas de flores que claman banderas, lágrimas sempiternas de hielo derramado, de secretos inconfesables a la mano de unos pocos… Ahí, en la soledad del todo, en la miscelánea de emociones que respiran aliviadas, me reúno con la libertad del ser desnudo, en esa comunión perfecta del perfecto sentir. 

Y al mirarte, clavados ambos, tú y yo, en un suspiro, sonrío con el verbo callado en mi boca, y mi mano, ofrecida al viento, busca el sino de la existencia: El renacer del que me tapizo.

Fotomontaje: Gradas de Soaso (Ordesa) de fondo.

Este es mi texto para la dinámica de este jueves 
"La Naturaleza que más me impresiona" 
propuesta por Dorotea desde su universo 
Lazos y raíces

13 de septiembre de 2018

Mi mundo no es de este mundo...

Nos ponemos a rezar sobre el nombre de los muertos,
sobre el calvario de los penitentes
cuyas alas, teñidas de fango rojo y sal,
de palabras tan fatuas como el fuego azul
mientras nos vestimos de su destino en manos ajenas
y nos enarbolamos en banderas de tierra extraña,
se resquebrajan en su propia agonía
esperando, bendita como la vida,
una luz que prenda en sus tristes almas.
  
Estos versos sin rima pero tallados en la piedra de la conciencia, resuenan en mí como una letanía lejana, como el sonido de las campanas que un día tocaron a muerto y a victoria. Ha pasado tanto tiempo que desconozco su límite pero sí sé que la vida es un círculo cerrado. Pensé que habría esperanza pero ¿qué confianza puedo tener en el Hombre que se inventa mundos y conquistas para crear sus fantasmas y reniega de sus propias realidades como si fueran maletas de harapos inútiles? 

Miro a través de esta pequeña ventana a un espacio infinito y tan oscuro que es noche eterna; tan frío como esta vida sin sol como los corazones de estos hombres y mujeres que han aprendido edificados sobre la supremacía del fuerte sobre el menos fuerte, sobre el mal hacer para los apátridas obligados, sobre un caldo de indiferencia que ondea banderas que no definen personas sino miedos y pensamientos heredados desde la oscuridad,  relegando al olvido los verdaderos valores pero, desde esta soledad que me ofrece el alma, todavía rezo por esos otros seres que me abrazaron en su día, que tomaron mi mano y las de mis ancestros, y forjaron huellas que marcaron mi sangre.

Se me acaba el aliento pero voy a ser libre por siempre, con la cruz de intruso bautizado en la ignominia, por la ignorancia, pero ya sin cadenas retorcidas en los juicios de otros y, tal vez, solo tal vez, amortajado en la fe de un mundo mejor, donde los colores sean tan transparentes que no se pueda más que ir desnudos y no haya más nombre que el que no se sepa nombrar; encuentre al Hombre libre de verdad, cultivado en la igualdad y manisfestado en empatía, donde al mirar al otro cada uno se reconozca.

Hay cosas que se ven y no se sienten; cosas que no se ven... y se sienten como astillas bajo las uñas.


34575427096_dc79af85d4_o
Obra de © Agostino Arrivabene

Mi texto pertenece a la dinámica propuesta por Diva de Noche 
para  su blog  "Divagaciones Nocturnas"
 donde puedes ver otras exposiciones acerca de la Xenofobia.

9 de septiembre de 2018

Ataraxia...


 Fuego que quema mis aguas.
Hálito húmedo que me devuelve del abismo.
Emerjo de las lluvias: Virgen no sacra
comulgada en inmarcesible fuerza
que ancla en mi pecho los pálpitos
que aletean Su Nombre.

Redimida en este bautismo
donde la piel ruge y el alma se abre,
donde el silencio se hace crepúsculo que abraza el alba,
Renazco.

Inefable
este sentimiento preñado de la epifanía de la carne.
Bendito
el naufragio de estas soledades.
Devotos velos que me envuelven,
serena y calma,
a la luz clemente de mi Sino.




Estos versos pertenecen a mi aportación al reto de Gin 
para sus blogs Paraíso de Letras y/o Variétés"






6 de septiembre de 2018

Con el pie izquierdo...

Aún no he abierto los ojos, si supiera dónde los tengo, que ya he tropezado dos veces con la cama, cuando no es con la esquina de la cómoda o me doy de bruces con la puerta de la habitación. Llego a la de casa y, sin darme cuenta, regreso sobre mis pasos. El desatino me lleva a un rincón de la cocina, y con apuros el café se vuelve una ducha inesperada, amén de que las galletas son el pretexto perfecto para una lucha mañanera con el gato. Obvio que acaba ganando y relamiéndose de gusto. Gusto que no me da a mí el perderme de nuevo pasillo adelante y quedarme rezagada en el baño, donde cuatro gotas mal caídas me hacen patinar hasta chocarme con la bañera en la que, apoyadas, duermen las toallas con más pena que gloria.
No hay relax por la mañana. Esto es un sinvivir. Al menor descuido se produce una catástrofe: Un poco de color aquí, una rayita allí, otra aquí… Hasta el perfume se vuelve en una especie de ritual de la mala suerte porque tras ella llega esa avalancha de toallitas que pretenden enmendar el desaguisado….

Y es que ser quién soy es lo que tiene: que cuando no hay pie derecho, hay izquierdo y, cuando no, los dos. Te llevan de cabeza para terminar dándote una patada en el culo y ¡¡a volar, pajaritos!!

"La pelota roja" | Óscar Domínguez


Esta es más o menos mi vida, hasta que me harte y explote o haga mutis por el foro, aunque cabe decir que es muy grato verle feliz.  Llevo una vida de pelotas :-)

Otras versiones en el blog de Mujer Virtual,