Mis letras, mis palabras, mis frases, mis sentimientos

Todo cuanto plasmo, aún sin dejar de ser de mí, de mi marca, te pertenecen en pensamiento desde este instante en que tú me lees

© ɱağ

Azul deMağdalia Mağade Qamar

Desde 2014

Y cierro los ojos para abrir mi ánima

31 de diciembre de 2019

El Baile de Fin de Año...

En la Mansion de Monsieur Dulce


Siempre exquisito en sus detalles, Monsieur Dulce hizo llegar a mi casa una invitación personal a través de un hombre de su confianza. Sonreí y la dejé ya dentro de mi bolso para no olvidarla en el último momento, presa de las prisas del último momento.


Regalo de Dulce. Gracias
Picar en la imagen para ver el Baile

Aquel mediodía hice venir a mi peluquero personal y mi ayudante de cámara me ayudó con mi atuendo, especialmente diseñado para aquella noche tan particular de Fin de Año.
Impaciente, el corazón empezó a galopar dentro de mi pecho como el traqueteo del carrusel de la feria mientras aguardaba la llegada del coche cerrado y tirando por dos maravillosos caballos blancos cuyas vaharadas de aliento se confundían con la niebla. El lacayo me abre la puerta y amablemente me ayuda a subir.
Recorremos la ciudad bajo aquella nívea niebla adornada con pequeños cristales. La ciudad tiene un ambiente especial. La Navidad es especial y a todos nos hace especiales. El Fin de Año tiene algo de Pecado, algo de travieso. Se percibe. Lo noto.
Los escaparates, la gente en la calle pese al frío, los cafés...


El coche se detiene ante la puerta porticada de la mansión de mi anfitrión donde, gentilmente, el personal de servicio va recibiendo a los invitados cuidadosamente elegidos para la ocasión. Coincido con unas cuantas conocidas y sus acompañantes. Un caballero me hace un gesto de cortesía. Va solo. Sonrío y sigo mi camino.
Música de cámara acompaña nuestros pasos hacia el salón. Un cuarteto de cuerda en el que reconozco a Sebastian Bach en uno de sus Allegros ameniza el cóctel de bienvenida previo al Gran Baile, llamado de los Susurros, cuya celebración, como todos los años, tiene lugar después de las campanadas y del espectáculo de fuegos artificiales al otro lado del lago que podemos ver desde el jardín siempre que el tiempo lo propicie. La niebla lleva días instalada sobre la ciudad y sus alrededores. Más allá de los Jardines de Luxemburgo es más densa. Esta noche, intuyo, que Monsieur Dulce nos sorprenderá con algo novedoso.

Las alabanzas y expresiones de asombro se acompasan con la música del espectáculo circense. Las risas coquetas o nerviosas de algunas damas se combinan con la intención cortés o pícara de los caballeros que pretenden que su nombre aparezca en el carné de baile de alguna de ellas. No todas estiman el honor y la gracia de tener el de Monsieur Dulce. Hasta esta noche no he dejado de sentirme halagada por ello.

Veo a los sirvientes complacernos con más champán, el mejor, y vino de la cosecha propia de Monsieur —Le Lión d'Or—  con alguna vianda de bocado y confirmo los primeros acordes de danzas posteriores. Las miradas han tenido respuesta. Los caballeros se han hecho valientes, y todos empiezan a tomar posición frente al gran reloj situado en lo alto de la gran escalera. No tarda en aparecer Monsieur Dulce, elegantemente ataviado en morado y oro, a la moda del momento, dejando ver unas finísimas puñetas bajo las mangas y una maravillosa cravate a juego así como aquellos fantásticos zapatos de tacón.

—Madames y Monsieurs, sean bienvenidos a la Mansión. Un placer tenerles aquí y recibir el Nuevo Año juntos. Disfruten del baile y de la compañía. ¡ Salud! ¡Feliz Año!

Cuando él encabeza el paseo hacia el salón de baile ya tiene decididas qué invitadas van  a disfrutar de su compañía, del calor de su sonrisa, de unos minutos de trivial conversación y del perfume a maderas orientales que utiliza y que deja huella en los guantes y en los sueños de algunas de estas damas. No reniego de su compañía. Siempre me es grata.

Elegan Soiree de Victor Gabriel Gilbert 

Envueltos en el sonido de aquella orquesta interpretando un vals y mientras bailo con un distinguido caballero que había captado mi atención aquella noche —el mismo que me había saludado cortésmente al llegar—, se acercó con su pareja de baile y de una forma sutil y grácil, con cierto tono sensual me dice:

—Mademoiselle Mag, el próximo baile es nuestro... —Y con el fluir de sus palabras sobre las notas del Vals de las flores de Tchaikovsky me deja dando vueltas en la intimidad de los brazos de mi compañero de baile.

Waltz de Vladimir Pervuninsky






22 de diciembre de 2019


Son fechas de estar pero a veces la ausencia es una gran losa que hay que soportar, eso no hace que no os tenga presente y, aunque mi silencio forzado pueda ser piedra, os aseguro que llegados estos días les pongo un lazo y me sirve de adorno para ornamentar este árbol de hoja perenne que es nuestra amistad. Pese a todo. Pese a lo que sea.

Un abrazo enorme para cada uno de vosotros. Un beso lleno de cariño.
Disculpadme si no puedo visitar vuestras casas pero no dudéis de que os llevo conmigo.
Muy feliz día.
Estaba programada para hoy una convocatoria para el próximo jueves 26 pero como son días muy complicados para todos, hemos decidido la organización y yo posponer para febrero el tema que había planteado.  
Dicho esto, solo me cabe pasar a  otra entrada y felicitar las fiestas también para aquellos que no suelen venir los jueves.



¡¡¡NOS VEMOS!!!

17 de noviembre de 2019

Cierre de convocatoria...

Agradezco sinceramente vuestra participación en esta convocatoria que no he podido atender como bien se merece pues no tengo posibilidad de entrar entre otras cuestiones que me impiden participar adecuadamente por lo que pido disculpas y aprovecho para pasar el testigo a Moni que, desde su blog, nos invitará a una nueva aventura.

Si el destino lo permite, nos vemos por Navidad.




14 de noviembre de 2019

Curar el alma....

Durante los días anteriores, había observado a María rondar cerca de mi puesto, indecisa. Tenía tanta oscuridad a su alrededor que me daba miedo decirle algo. Nuestras miradas se cruzaron varias veces. Sabía que vendría. Tenía tanta fe en que yo pudiera ayudarla que no podía negarle la luz y, aunque estaba segura de que podría evitarle los fantasmas, no podría eludir el daño que estos pudieran hacerle al sentirse reprochados. Estaban tan profundos que la sombra que la abrazaba era un yugo demasiado pesado.

Por todo ello tenía preparado ya mi carromato. Antes de decidir ir a buscarla, lo protegí trazando un círculo de sal a su alrededor y dibujado una serie de señales con esencias ahí donde ella se iba a sentar amén de todos los trabajos y encomendaciones previos que eran necesarios para la seguridad de ambas.
Me aproximé a María aquella tarde, casi al final de la jornada. Estaba asustada pero no hizo falta decir palabra alguna. Tomó mi mano y me siguió hasta mi carromato —lleno de portadores de luz, de potenciadores de las fuerzas positivas—. Entramos por la parte trasera. La pública, la que daba hacia la feria, estaba ya cerrada.
No quería oscuridad. El aceite de Jerusalem que se consumía en las lamparillas producían la luz justa. Sentí como mi alma se abría… y cómo se resquebrajaba al verla ahí sentada, con todos los demonios acosando a su ser, con todas las sombras golpeándola. Cómo se hacía tan pequeña. No suelo tocar a mis clientes. Me basta con echar las cartas de manera muy sutil. Decirles las cosas de la mejor manera posible, sin poner demasiado énfasis en lo negativo ni enarbolar demasiado lo bueno. Pero esta vez era preciso que mi piel tocase la suya. Tenía que percibir su pulso, su sangre… sentir la poca energía que le quedaba. No quería saber su nombre pero me latía dentro. Tomé sus manos por encima de la mesa. Las acaricié para que entraran en calor y para darle algo de confianza, aunque estaba claro que estaba desesperada y yo era un último recurso.. Las cubrí con un manojo de vástagos. Las bañé con el agua bautizada por el rocío y magnificada por la luna… Y las enhebré con las mías con un cordel azul.
Respiré tan hondo que mi corazón se detuvo un momento. 

—Mírame, María. No dejes de mirarme a los ojos. Céntrate en ellos. No escuches más que mis palabras. Haz caso a lo que yo solo te diga y pase lo que pase, no sueltes mis manos, así sientas que te quemas, así sientas que te mueres… ¿Lo has comprendido, María?

Ella asintió con un hilo de voz. Estaba tan lejos que su ausencia dolía. Pero yo iba a traerla a este mundo. Fuera como fuera. Sí, solo soy una charlatana de feria. Solo una bruja. Solo una gitana. Solo una mujer hechicera pero con el poder de mis ancestros en las palmas de mis manos y en el hondo de mi alma.

María se levantó y la obligué a descansar en mi cama, protegida. Sus ojos estaban cruzados por venas de sangre. Demasiadas lágrimas. Demasiado dolor. Sin fuerza pero más serena. Su piel volvió a sonreír poco a poco.
No quise su dinero. Quería su alegría, su vida, la paz de su alma...  Y hacer lo que me gusta hacer: Ayudar a los seres que precisan luz. Porque en el circo no solo entretenemos y sanamos la tristeza, también curamos el alma.

 Dolores (1892-1975), fotografiada por Adolf de Meyer, 1919



Este texto, un poco más largo de lo normal, es mi aporte a mi propia propuesta para esta semana donde hemos de hablar del Circo en palabras mayores. Picando en la imagen podéis ir a ver la convocatoria y leer a los compañeros que han decidido sumarse a ella.

10 de noviembre de 2019

Convocatoria Reto del Jueves...

El Circo
[14 de noviembre de 2019]


Desde que el Hombre empezó su cultura podemos decir que el circo forma parte de nosotros, no como un espectáculo en sí, sino como una forma de comunicación. Y, aun siendo algo para el disfrute, no siempre ha tenido la esencia que tiene ahora. Nos acordaremos del Imperio Romano, de Grecia, de aquellas atracciones de la Edad Media o aquellos "circos de los horrores" hasta llegar a los espectáculos actuales donde ya todo es mucho más estudiado y estético, más pensado para el disfrute de los sentidos y una caricia a la delicadeza.

Acróbatas, contorsionistas, escapistas, forzudos, magos, payasos, titiriteros, saltimbanquis, prestidigitadores, tragafuegos… tragasables… Verdaderos actores que nos acercan a vivir historias maravillosas y que nos siguen dejando con la boca abierta.

Esta semana os propongo ir al Circo, sí ese que se escribe con letras mayúsculas. Da igual sí es ese pequeñito que pasa por las fiestas del pueblo y tiene un sencillo truco de magia y cuatro payasos que intentan hacer reír a su público. O si se trata del fastuoso espectáculo de una gran compañía donde todo está perfectamente estudiado, desde el más mínimo detalle hasta aquello que no vemos. Volvámonos niños o esos adultos que disfrutan de semejante y ancestral representación o seamos uno de aquellos curiosos que se mueven entre los carromatos o impresionantes vehículos articulados actuales que desean descubrir  unos personajes que tienen sus inquietudes, sus vivencias... O vayamos a una época cualquiera de su existencia y vivamos a través de las letras aquello que pudieron ver otros ojos.
El Circo no solo son esas dos horas de ilusión.  Es toda una aventura y un modo de vida. Y esta vida no siempre está llena de vivos colores.

Recordad aquello de las +-350 palabras y que podéis elegir imágenes diferentes a las mías para que se adapten a vuestra historia. Podéis subir los enlaces de vuestros blogs hasta el viernes noche o sábado si me apuráis, aquí mismo, en esta entrada porque

¡Señoras y señores!
¡Chicos y grandes!
¡Bienvenidos al maravilloso y grandioso espectáculo del Circo!
No se muevan de sus asientos La función está a punto de comenzar

Bailarina de Burlesque circo León domador Mini Top Hat anillo | Etsy

9 de octubre de 2019

Un Cruce en el Destino...

Fotografía autoría de Neogéminis

Sobre la hierba mojada, mis pies se posaban doloridos después de la caminata. Al fondo, entre la frondosidad del bosque que la rodea, al alcance de mis ojos, se encontraba la mansión. Me sentí tranquila porque aquí la noche se vence enseguida y las sombras dibujan demasiados fantasmas que juegan en la mente como ratones en las tripas de una calabaza. Escuché el ruido del motor de un vehículo. Me inquieté. Se detuvo a mi lado. Desde el interior, asomó el medio cuerpo de un hombre bien vestido. Tras sus anteojos, una mirada oscura. Dura. Su voz fue como una bofetada que te viene de no se sabe dónde.

 —¿Puedo ayudarla, señorita?

Mi intuición me decía que no debía subir a su coche pero quedaba todavía un buen tramo. Y por ahí ya no pasaría nadie que pudiera ayudarme. El suelo estaba mojado y complicado. Mi equipaje pesaba. Yo estaba cansada. Forcé una sonrisa que no fue correspondida.

 —Discúlpeme, pero no deseo molestar.
 —No es molestia. Me imagino que se dirige a la mansión. Puedo llevarla. No tema. Soy de sobras conocido. 

Aguardé unos segundos. Parecieron una eternidad ante la parsimonia del hombre. Respiré hondo mientras ante mis ojos pasaron un sin fin de escenas. Ninguna buena. El hombre salió del vehículo. Se veían elegantes los dos. No esperó mi respuesta. Tomó mis dos maletas poco ajadas pero pasadas de moda. Me abrió la puerta del otro lado. Me temblaba todo el cuerpo y no tuve tiempo para pensar. Tendió su mano y subí.

—¿Qué le lleva a la mansión, señorita?
—Me han recomendado para un puesto de trabajo. Llevo mi documentos para entregárselos al ama de llaves, la señora Martin. ¿La conoce?
—No sabía que hubiera un puesto libre. ¿Para qué es el puesto? —inquirió mientras el vehículo se ponía en marcha y las primeras luces arreboladas de la tarde emergían en el cielo.
—Sé que tiene que ver con la biblioteca privada pero no tengo más datos. ¿Vive usted en la mansión?
—¿Cómo se llama? —preguntó, eludiendo mi pregunta. Otra pregunta más.
—Margara, señor. Margara Wolf. ¿Y usted? Disculpe mi atrevimiento.
—No se preocupe. Mi nombre es Eduard. —Pensé que en ese momento me miraría pero me equivoqué. No volvería a ver la oscuridad de sus ojos hasta que detuvo el coche ante la puerta principal de la mansión, a la que acudieron algunos sirvientes. Me miraron extrañados. No menos de lo que estaba yo.—. ¿Puede entregarme sus informes, señorita Wolf? Les echaré un vistazo y la haré llamar —dijo, mirando hacia uno de los sirvientes—. Dile la señora Martin que atienda a la señorita.
—Como usted ordene, señor.

A duras penas conseguí controlar el temblor de mi mano al entregarle el sobre. Entonces pude ver su mirada y el dibujo de una sonrisa en su boca. 

Estas letras forman parte de la convocatoria para este jueves planteada por Moni en su blog "Neogéminis": Historias detrás de una fotografía.

4 de octubre de 2019

Hastío de Espera...

No desmiento los verbos conjugados entre mis labios y los tuyos, ni maldigo las promesas que se rompieron ni las que quedaron por cumplir; ni hago desmerecer ni desdigo la plenitud de las palabras que se agarraron a nuestras almas.... Pero arranco la pereza de heredarte, de seguir los pasos que nunca quise dar más allá del tiempo que mi vista alcanzaba porque ya no cabe espera al otro lado de mi desvelo, porque no hay ya más caminos a través de los espinos.

Me hastío en esta espera de esperar el vacío de sin ti contigo. Del fuego deshelado en plena flama. Del erial de mi piel sin el viento de tus manos y sin el cáliz de tu boca. 
Ya no hay eternidad para el abrigo de tu alma en el silencio de la mía.
No hay espacio entre los silbidos de mi espera ni epilogo al protocolo de tu ausencia que es llegada ciega de pasos cansinos.


Estas letras forman parte de la propuesta  para este jueves planteada por Inma en su blog "Molí del Canyer" sobre la espera.

1 de octubre de 2019

Lluvia de Tu Nombre...


No es fácil tirar la toalla pero no quedaba más remedio. Paso la última página de aquel libro. Fin. Suspiro, y queda en mi regusto de nostalgia. Lo cierro sobre mi pecho y me veo un poco más allá, ahí donde mis pasos danzarán calmos sobre la tarima. Presagio. 
Encaje para mis pasos.
Recuerdos abnegados con tu nombre mientras las blancas cortinas bailan al son de la brisa que trae aroma a mar... y a lluvia. Y la cama, a este otro lado, enreda sus telas de suspiros perdidos. No puedo sonreír pero no me caben las lágrimas.
El cielo clama con sus nubes, grises y blancas. Penitentes. Enclavadas. Mi alma es quejido, viento que peina mis pensamientos. Y los sacude. Fuera, la marea sube. Juega a despistarme. Mis pies se hunden en la arena. La barca que lleva el tiempo de tus manos se aferra a la orilla. Suben a ella mis recuerdos, mis sonrisas, mis pequeñas esperanzas... Mi ilusión. Los momentos que quedaron. Los que no vendrán. ¿Por qué te fuiste? ¿Por qué no te has hecho silencio? ¿Por qué haces tanto ruido aquí dentro?
El cielo revienta. La llovizna caricia en mi piel. 
Tal vez regreses un día. Tal vez te fuiste para siempre. 
Ahora puedo llorar. Cómplices las gotas de agua que arrastran mis lágrimas. Benditas sean mientras me acojo en mi propio abrazo, aquel que tú abrazabas... Ayer.
Perdida sin ti.


Podéis ver más textos sobre el tema "Pisando fuerte" en el blog de todos los autores que vamos participando, Lovely Blogers, de acuerdo al proyecto de Gin, "Paraíso de Letras".


Gracias siempre, Gin.




"Perdido sin ti" es la frase que utiliza como despedida en las notas que dirige el protagonista de la novela "La cocinera de Castamar" de Fernando J .Núnez a la otra protagonista, su cocinera, cada vez que le regala un libro. Ella desbarata su vida pero, al tiempo, cura su corazón. Y el libro, da hambre.

Este es uno de los muchos que me han acompañado este verano. 

26 de septiembre de 2019

Guadaña...

¡Detén tu paso!
¿No me ves desnuda la carne?

Naufragaré en tus formas si así me lo pides. 
Te daré los secretos de mi vida. 
Te hablaré de mis sombras. 
Ante Tu Eternidad me postro 
al albor de tu noche y 
beso tus pies emergidos de la tierra, 
raíces de ánimas oscuras.  

Tu Guadaña, cruz de este último aliento. 
Lacra de mil suspiros. 
Agonía.
¿Y dices que no me puedes perdonar?

Surgen brumas de arrepentimiento.
Fauces de lobos arrancando la piel caliente, 
bebiendo la sangre que aún late… 
No hay tiempo. 
Venció la Hora Suprema. 

Mi Hora. 
Tu Cosecha. 
Mi sepultura. 
Tu resplandor.
Pero Te Perdono.




Este texto corresponde a la propuesta de este jueves, "Te perdono", que nos hace Gustavo, Juliano el Apóstata , desde el blog de su mismo nombre donde podéis ver otras versiones.

23 de junio de 2019

Cierre Convocatoria del Jueves

Antes de dar el testigo a Dorotea, quiero pedir disculpas por no poder atender este reto debido a mis circunstancias personales pero el compromiso lo tenía. Imagino que vosotros mismos os habéis ido leyendo, y es algo que agradezco. Tampoco os he podido podido  comentar con lo que me es tarea pendiente que debo cumplir.

Espero de verdad poder regresar a la normalidad cuanto antes, mientras os deseo lo mejor y os dejo besos y abrazos.


16 de junio de 2019

El Silencio
[20 de junio de 2019]



El Silencio es algo más que la ausencia de ruido. Es un sonido mudo que puede retumbar dentro de nosotros rompiendo nuestro corazón como un golpe preciso parte una piedra. Es una pluma que puede acariciar el alma produciendo un cosquilleo similar al tintineo de una gota de roció sobre el borde una hoja.
El Silencio puede ser una tortura, una fuego que quema en las entrañas, un abismo por el que caen todos nuestros pensamientos, o ese viento que los puede elevar hasta el infinito.

El Silencio es Sentimiento. 
El Silencio es Emociones.

Obra de Eric Lacombe

Para mí es una palabra muy significativa y es por ello que mi propuesta para este próximo jueves trate del Silencio. Compartámoslo. Hablemos de él. Hagamos que vibre, que agujeree los poros de la piel, que nos entre por los ojos hasta hacer brotar una emoción. Sintámoslo... y transmitamos su sonido. Para ello, respetando las reglas de Tésalo (+- 350 palabras), podemos enarbolarlo en cualquier género literario y en cualquier estructura, eligiendo, si así lo deseamos, una imagen acorde a nuestra creación.

Deseo de corazón que la idea os parezca lo suficientemente grata y plausible como para animaros a participar. Ya sabéis que podéis dejarme los enlaces en esta misma entrada. A partir del jueves iré confeccionando la lista de lectura.  El domingo daré por concluida mi coordinación  y pasaré el testigo.

Mil gracias por vuestra colaboración y espero con ganas e ilusión vuestros trabajos.
Nos leemos.
Besos y abrazos.

Debido a las dificultades que tengo, me temo que vais a tener que trabajar un poquito y buscar los enlaces por vosotros mismos. Ya lo siento.



26 de mayo de 2019

Cierre de la Convocatoria...

Cuando llega el domingo también llega el momento de echar el cierre a la convocatoria de cada jueves. Hoy me toca a mí, agradeciendo infinitamente vuestra colaboración y participación, haciéndome más sencillo este camino que últimamente me tiene alejada de todos vosotros y de mi cotidiano mundo virtual por eso no os he leído tampoco últimamente.

En vuestros trabajos he hallado una evidente muestra de diversidad de pensamientos y puntos de vista que me ha satisfecho y animado, en breve, a volver a dirigir uno de estos eventos (ya será en junio), donde espero estar presente al cien por cien como el hecho merece.

Ahora solo cabe despedirme, dejando el testigo a Moni, Neogéminis, que nos volverá a unir en esta divertida, interesante y evocadora aventura de letras.

Muchísimas gracias a todos, a todas, por vuestra actividad y por vuestra comprensión.
Besos y abrazos.
Nos leemos en breve.


24 de mayo de 2019

Majeotpu, la Inspiración...

Raras son las mariposas que vuelan hacia la oscuridad. 
Mis pensamientos eran oscuros, obtusos. Un crepúsculo sin luna, un beso de amor maldito como el beso de Judas. Un pulso extraño, latiente como el rumor de la sangre. Hierática el roce de mi alma teñida de letra y pensamiento en las comisuras de mis venas.

Perseguí aquella quimera que hizo de mi pluma, espada, y de mis lágrimas, verbo de mi carne solo porque el Secreto me había sido revelado. El Sentido. Preso como yo misma por las cadenas de los propios silencios, enteleridos, sintiendo la misma sangre negra vibrando en el interior, deseando borbotar como enigmas enhebrados con hilos transparentes de las mismísimas alas de las libélulas azules, tan ligeras como el acero templado por la mano del Gran Maestro, aquel que todo lo sabe, que todo lo puede... que todo lo puede ignorar, convirtiéndose en aprendiz de la Nada.

Y hallé, como quien halla el misterio de su propia sombra, la divina inspiración del ancestro de mis ancestros, una mariposa regresando de la oscuridad, resurgiendo de entre las penumbras mortales, emergiendo con la propia luz, desvelándome en el trazo ignoto de Majeotpu, él ángel de la Sacra Marca.


"Ángel de la escritura" | Bastien Lecouffe Deharme 

19 de mayo de 2019

Convocatoria Reto del Jueves...

El nombre oculto
[23 de mayo de 2019]


El nombre es algo que nos identifica y dice mucho de nosotros y de las personas que han decidido ponérnoslo, con mejor o peor gracia, eso sí.  Pero también nos habla del mundo que nos rodea, de las modas, del gusto cultural, de las costumbres y nuestro origen. Es nuestra seña de identidad desde que el hombre es hombre, desde que la mujer es mujer. Forma parte de nosotros y es algo que perdurará por siempre. Podrá ser tradicionales o muy moderno, incluso extravagante o inventado, y, nos guste o no, original o cambiado por elección propia, es nuestro nombre, y siempre será nuestro con una etimología, un significado, un origen y/o una leyenda.

De esto va mi convocatoria de esta semana pero con un punto diferente:

Vamos a tomar como referencia nuestro nombre real, sea simple o compuesto, y nuestros dos apellidos (en ningún caso estos datos han de ser revelados públicamente si no se desea pues para ello algunos tenemos nick), utilizaremos las dos primeras letras de nuestro nombre completo, lo que dará origen a un acrónimo,  una palabra más o menos bonita. No importa. A raíz de ella, inventaremos o crearemos un significado, un origen, una leyenda, una historia..., o aquello que se nos pueda ocurrir para dar identidad y naturaleza a nuestro nombre oculto


¿Cuál es tu nombre oculto?


Espero que os guste la iniciativa y, como siempre, os anime a participar. Ya sabéis que, en medida de lo posible, no debemos superar las 350 palabras, y que está bien comentar a os compañeros. Desde el jueves podéis dejar vuestro enlace de entrada en esta misma para que yo luego los vincule. Y el domingo daré por concluida mi tarea para pasar el testigo a la persona que corresponda.

Os agradezco la atención y, por supuesto, espero vuestra colaboración. 
Nos leemos.

Creo que ha habido una confusión sobre la convocatoria pero me parece que se ha solucionado. Ando con asuntos personales y esto me mantiene lejos de todo esto por lo que os pido disculpas y lamento las posibles inconveniencias que con esto se produzca. Por eso he dejado abiertos los comentarios y ando ausente de ellos. Reitero mis disculpas. Agradezco a Juan Carlos el detalle de su propuesta y lo dejamos asi como está. Yo organizo esta semana y sigue el proceso. A veces ocurren estos pequeños líos pero son de solución.
Mil gracias a todos y todas por vuestra comprensión y por mantener viva la llama de los jueves. Por ello, igual llego tarde a enlazar vuestros blogs. Situaciones complicadas que espero se arreglen en breve.
Muchísimos besos a todos y mil gracias con mil perdones.



NUESTRAS APORTACIONES
  1. Myriam
  2. Carmen Andújar
  3. María Dorada
  4. Ginebra
  5. Campirela
  6. Inma
  7. Tracy
  8. Evan
  9. Moni
  10. Albada
  11. Mag
  12. Mamen
  13. Mujer Virtual

14 de abril de 2019

Cierre de Convocatoria...

Ya es domingo y me toca cerrar la convocatoria de esta semana. Puedo decir que estoy sumamente agradecida por vuestras aportaciones, que habéis sido valientes porque, desde vuestras letras, habéis logrado que nos subamos a un carrusel de emociones y sensaciones, que hayan brotado como esa alborada que cubre el pensamiento, como ese misterio que nos embruja a todos… y hemos volado, cual libélula a ras de suelo, elevándonos sobre todas esas cosas que nos han sido inspiradas, en prosa, en verso… comulgadas en pos de compartir nuestras ganas por escribir y redescubrir. 

Muchísimas gracias por vuestra colaboración y por hacerme fácil esta tarea que me toca volver a coordinar en mayo :-) ¡¡¡No digo nada para que os sorprenda!!!  :-) 

Ahora ya me despido agradecida y paso el relevo a Roxana
¡A ver qué nos tiene esperando!
Muchos besos. 


image

11 de abril de 2019

Carrusel de silencio y soledad...

Un silencio roto, vacío, atrapado en este cáliz con aroma a viejo coñaC. 
Un pensamiento, dos, mil sin porqués peregrinos en una espiral absurdA. 
Lacerados respiran los arraigos desleídos en un deveniR
y, aún así,  postrera queda la realidad de un sobreviviR. 

Usurpan como dagas en mi pecho 
Saetíes carmesíes: Latidos a destiempo, heridos de muerte. 
Ecúleo se me hace este destierro de tu alma, mi alma. 
Lágrima viva hieréme cada minuto de esta noche que me expatria.


En la vida solo puedes aferrarte a tu caballo y seguir cabalgando...



Este acróstico pertenece a la convocatoria de esta semana para el Reto de los Jueves. Picando en la imagen podéis ir a leer la propuesta y los enlaces a los blogs de otros autores para ir a leer si deseáis.

7 de abril de 2019

Convocatoria Reto del Jueves...

Ákros  Stikhos
[11 de abril de 2019]


Esta semana me toca a mí dirigir la dinámica de los jueves y he pensado en algo que creo es sencillo: un ACRÓSTICO.

Para que todos partamos en similitud de condiciones, he seleccionado unas palabras, todas ellas de ocho letras, de las que cada uno optará por la que más le guste (no será necesaria la tilde)o le inspire en el momento. Será la columna vertebral de nuestra composición, es decir, las cuatro primeras frases o versos acabarán necesariamente en las correspondientes cuatro primeras letras, y las otras cuatro serán el inicio de los restantes versos, de modo que nuestra palabra quedará en el medio. Hemos de tener en cuenta que la composición y la palabra deberán estar, en cierto modo, relacionadas real o metafóricamente.

Espero que esta idea sea de vuestro agrado y suficiente para acompañarme en esta aventura. Desde este mismo jueves, y aquí mismo, podréis dejarme los enlaces de vuestras entradas para que las vincule. El domingo daré por concluido mi evento y pasaré testigo al siguiente convocante.

Muchísimas gracias por vuestra atención y ahora solo cabe que elijáis la palabra, la guardéis y os pongáis a pensar. Podéis elegir la imagen que deseéis.

LIBÉLULA 
ALBORADA,
MISTERIO,
CARRUSEL.


Os dejo un ejemplo propio por si no ha quedo claro con mi explicación. Evidentemente, la composición no ha de quedar así sino cómo marque la extensión de cada frase.
No os volváis locos en la estructura, basta con escribir las ocho líneas .:-) Ajustáis las primeras a la izquierda y las otras cuatro a la derecha, y solucionado.





4 de abril de 2019

Leve rastro de la soledad vencida...

Queda un leve rastro de la soledad vencida, aquella que aclamaba los surcos de la tierra olvidada, antaño elegida por los hombres como signo de su libertad. 
Derribaron los muros quebrantando silencios, anidaron lágrimas en la cicatrices de sus pasos y suspiros convertidos en un quejido que desgarraba las últimas vestiduras; los pechos erguidos..., la cabeza alta: ecos de aquel sonido desgarrador de la última voz que agachó su rabia, de las últimas manos a la espalda, las últimas rodillas postradas en el suelo.
La mirada llena de destellos orando a un cielo tan negro como las almas ejecutoras, tan cerrado como las mentes obtusas que creían y menguaban en sus propios dogmas. Lloró el cielo. Gritó, rompiéndose, abriéndose las costuras del alma. Y ellos, el último hombre, la última mujer, se hundieron en el fango que mecía el sabor rojo de la estirpe, simiente astillada en un abrazo vivo que aquellos otros siguen intentando profanar.

"Amor y dolor", también "Vampiro" | ~1895 | Edvard Munch

Este es mi aporte para  en el reto de este jueves desde el blog de Moni, "Neogéminis, el extraño mundo de Neo": Una frase, a elegir entre, debe inspirar un texto.

3 de abril de 2019

La Casa del Pecado

Claudia, fotografiada por  Erwin Olaf
Leonor se miraba en el espejo, entre el juego curioso de los reflejos del sol y la altura de sus tacones rojos como el carmín de la línea de su boca. No dejaba de seducirse a sí misma. Aun siendo mujer de carnes blandas, bajo las transparencias de su camisón podía percibirse aún la voluptuosidad de sus pechos, y las amplias areolas abarcaban la erección de unos pezones desvirgados tantas veces como días tenía su vida. Los tomó en sus manos, los junto y los elevó mostrándose exuberante, coqueta, provocativa...
Descendió por la cintura, no tan delineada como antaño, llegando a las caderas. Se contoneó y subió la prenda dejando al descubierto un monte de Venus que era más bien un triángulo de las Bermudas. Cuántos hombres habrían naufragado en aquellas aguas. Pero ya hacía tiempo que nadie se perdía entre sus piernas con aquellos vigores que la hacían gemir como hembra desbocada. Seguía siento amante del placer... y su mejor cómplice, dueña de los mayores secretos y reina de las perversiones de aquellos hombres que habían rendido las repletas carteras a sus pies.

Ya no era la ingenua y delicada avecilla venida del sur, la de alas níveas pero no había otra con su elegancia, con la candidez y delicadeza de aquellos gestos que la hacían tan deseada, tan única. No era la joven cardelina que todos querían tener en su jaula. Y si alguna vez pensaron que comía de sus manos, jamás dio un bocado sin más.                                 

Llamaron a la puerta de su dormitorio. Se pasó la bata tipo quimono, se atusó el pelo y apretó sus labios en un vaivén sensual para fijar el pintalabios. Abrió la puerta. Su nombre continuaba en ella aunque ahora vivía en la planta más alta de aquella casa, ahí donde los clientes no tenían acceso. La inferior era para los pájaros que aprendían a volar o para aquellos que tenían algo más de vuelo pero nadie mejor que ella para enseñar a planear. 
Ahí estaba él, su cliente de siempre, el que la alzó en el primer vuelo, el que no había dejado de acogerla entre sus brazos como quien acoge a un pajarillo caído del nido. Sus canas desvelaban que tampoco era el de entonces. Aún así, seguía siendo un caballero que se quitaba el sombrero ante ella y le dejaba, como siempre, una suculenta propina. Era un rito y como tal lo respetaban.  Aunque ahora el sexo quedaba en un segundo lugar, continuaban disfrutándose. Permanecían abrazados durante horas mientras ella le cantaba aquellas canciones de siempre con las que le atravesaba el alma y lograba que sus ojos se humedecieran. Tomaban té. Ella lo preparaba con un exquisito ritual bajo la atenta mirada masculina. Charlaban durante horas mientras los cigarrillos se consumían entre los dedos. Él la escuchaba hasta en sus silencios e, incluso, pasaban noches enteras envueltos en una densa caricia mitad pecado, mitad amor que no tenía precio.

Para él, Leonor seguía siendo su dulce cardelina. Y ella continuaba posándose sobre sus ramas.


Ilustración de Robert Maguire |  1961 |

Estas letras forman parte de la propuesta "Revista- Pulp-Arte" de Gin para nuestro "Paraíso de Letras" y  "Lovely Bloggers, donde pueden leerse a otros autores. 


Gracias, Gin.





22 de marzo de 2019

Hastío...

Mariposas danzaron fúnebres sobre los silencios de mi boca y, en el arrullo calmo de su agonía, mis lágrimas fueron juncos al dolor que no cesa. 
Redimí al fuego mis heridas y clamé al cielo sin Dios su cura... mas mis súplicas fueron ciegas y mis ojos callaron exánimes mientras mis rodillas suplicaban la sangre que empañaba la sed de la tierra.

Ahí, en el penúltimo hálito de savia enmudecida por el tiempo, la garra inerte de la ausencia lastimera, acarició el cenit de mi espalda, dándome el último impulso: el que me salvó del mezquino hastío de perderte. 


14 de marzo de 2019

Pájaro de agua...

Cantos crueles de sirena,
veneno para tu alma,
apartaron tus pasos de la arena.
Engulleron tus deseos
por sus bocas de hiel
y atraparon tu destino
como un juego de su sino.

Olvidaron las gaviotas
sus alas bañadas de sal.
De espuma negra se cubrieron.
Y los neptunos clavaron sus tridentes
como hurtos en tu piel
mientras tú clamabas a tu Dios
la misericordia que no te concedió.
Y fuiste, aún con tu élitros truncados,
Pájaro de agua...,
Libre.

Libre en tus llantos y libre en tu destino.
Libre de miedos.
Libre de almas que no son de ti.
Libre en ese infinito que tus ojos perfilan
como las aves sagradas que coronan tu pecho.
Libre en Tu Luz.

"Metamorfosis" | Wojciech Siudmak 

Propuesta libre  para la convocatoria de esta semana promovida por Inma desde su blog "Molí del Canyer" donde podéis leer otras perspectivas.

7 de marzo de 2019

De Haikus y Senryūs...



Hay un silencio
 que reza el cerezo.
Reina y llora.

(Primavera: Floración.)



Susurras al viento
abriendo tu corona.
¡Siente, Alma viva!

(La fuerza de voluntad, la fe en uno mismo)



Lloras sin lágrimas
tus mil y un universos.
Raptada tu alma.

(La soledad)




Mudo su mar,
manantial de sal nívea
arde mi esencia.

(La esperanza)




Su voz aclama
el silencio yaciente
de mi alma tibia.

(La resurrección)



Esta semana Dorotea nos lo complica un poco más al tener que expresarnos en Haikus y Senryus. He usado la separación poética para su composición.
En su blog "Lazos y raíces" pueden verse más trabajos basados en esta técnica.

28 de febrero de 2019

Este minuto...


En este minuto, minuto de eternos segundos decorados, 
sigilosa repta la serpiente cargada de veneno
antes de ser la hiena que tu piel arranca.
En este minuto, justo este minuto...
desclava tus verdades de sus mentiras,
desata sus demonios ante tus ángeles,
derrota su hipocresía con tu dignidad.
Y solo en este minuto, 
malditos sesenta segundos, 
bendito minuto,
arrastrando tus alas por el barro,
siendo fuerza sublime que engendra la tierra que pisas,
emprende luego el vuelo que libera.



Estas letras pertenecen a la convocatoria de Ame desde su blog "Ame y el edén
donde puedes leer los enlaces de otras versiones sobre un tema libre.


26 de febrero de 2019

La desnudez de los enigmas...

"La Bola De Cristal" (detalle central) | 1902 | John William Waterhouse
En el refugio de la noche, cuando los grajos ocultan su vuelo, ella se viste de la luz que, crepuscular, se desvela única ante sus ojos. Todo el antes del mundo en la cuenca de sus manos. Cierra los ojos y respira tan profundo que su alma se colapsa antes de abrir sus puertas y escapar hasta aquel finito ignoto. Su aliento respira la voz de la epifanía "A-her air N-yow" y se encomienda a la plegaria que, como un Pax deorum, crepita en su espíritu.

En la soledad de su espacio destierra todos los monstruos y abre ventanas al impulso de conocer lo que otros ignoran. En cambio, nadie es ajeno a su hacer, a los secretos que guardan sus silencios, a lo que sus ojos ven sin ni siquiera ver.
Sus letras se pierden en enigmas certeros, en palabras divididas en jeroglíficos que solo ella comprende. La calavera en el escritorio le recuerda a cada momento aquello que es: muerte en vida y un suspiro en el tiempo.
El silencio, la realidad de sus sueños.

Al amanecer, contempla el paisaje que eclosiona al otro lado del ventanal. Ahí está el otro cosmos, el común. Ella desea este paralelo, de velados conocimientos, de conciencia infinita, de erudición palpable solo a sus instintos más ocultos, a sus dones magistrales, donde ella se siente en armonía y así puede confiar sus sentidos más desconocidos blindados por la pureza de su alma.



"A-her air N-yow"  es así cómo en gaélico se pronuncia athair ar neamh  que  hace referencia a la tranquilidad y la paz cuando nos alejamos del ruido y del bullicio de la vida cotidiana y que está relacionado en algún modo con el significado de Pax deorum ("la paz de los dioses" en latín), fundamento de la religión de la Antigua Roma.

Ambas expresiones pueden verse en dos canciones de Enya con el mismo título.


Estas letras forman parte de la propuesta "Coloreando Sentires" de Gin para nuestro "Paraíso de Letrasy  "Lovely Bloggers, donde pueden leerse a otros autores. 




21 de febrero de 2019

Je t'aime... moi non plus

... Y el fuego me prendió la piel. Sentí las llamas entre los cruces de mis piernas, bombardeando mis entrañas de forma punzante, subiendo esa sensación doliente y de hormigueo hasta las sienes. En el pecho brotaban chispas que, irremediablemente, me encendían de ti. Mis pezones eran esquirlas de placer, tentación para mis dedos que, como pinzas, los laceraban y enervaban. 

Mi boca era un manantial de sutiles gemidos que se resbalaban entre mis labios —húmedos, secos— pendientes de la saliva que florecía en un juego de pendiente sumersión. Cerré los ojos, ajena a tu presencia al otro lado de la puerta, y me envolví en ese infinito de percepciones dejando que mis propios embates fluctuarán entre los pliegues de mi carne, hurgando, profanando... su silencio. 
Y es que, mon amor, je t'aime... moi non plus.

Me sobresalté al sentir tu mano sobre la mía, ayudando en cada vaivén, en esa danza de piel y jugo, apurando el fondo mientras tu sexo lubricaba la pasión, tan cerca de mis labios que la tentación de probarte emergía poseyéndome. No era fácil evadirse de ella. Caer era imprescindible y sentirte dentro de mi boca, hollándola con firmeza, fue la comunión perfecta para el ritmo trepidante de tus dedos ungiendo mis centros, haciendo que el fuego fuera tu bendición. 
Y es que tu m'aimes... moi non plus.


Texto para  la convocatoria de esta semana promovida por Max desde su blog "Diario del último Bufón", donde podéis leer otras ideas en base a una conocida canción como es "Je t'aime... moi non plus" debe ser la inspiración.

14 de febrero de 2019

Te quiero...

Te quiero... 
y me gusta decírtelo 
cuando nos miramos, 
cuando nuestras manos se rozan y los dedos se entrelazan. 
cuando tu cuerpo cubre el mío, 
cuando tu corazón late pegado al mío, 
cuerpo a cuerpo, 
piel contra piel... 
Te quiero... 

 Te quiero que esconde ese "te amo" que golpea en el alma, 
que hace temblar el imperio de los sentidos, 
que eriza todo lo inmaterial..., lo impalpable... 

 Te quiero... 
Sí, te quiero. 
Te quiero en tus oscuridades, 
en tus silencios más profundos, 
en lo arreboles de tus dichas... 
Te quiero cuando me dices "te quiero", 
cuando me dices "te amo", 
cuando callas entre arrebatos de pasión los deseos más escondidos, 
cuando entre mis piernas bebes los antojos que me dilatan; 
cuando... 

Te quiero cuando me sepultas entre tus brazos, 
cuando me atrapas entre tus piernas, 
cuando detienes mis movimientos, 
cuando los arameos, los coptos... 
se convierten en esas dos lenguas vivas, 
dos sierpes enaltecidas, arremetidas, 
que hurgan los oscuros… 

 Te quiero. 
Sí, te quiero 
con la Fuerza de este Amor.



Este texto corresponde a la convocatoria de esta semana promovida por Pepe  desde su blog "Desgranando Momentos", 
donde se pueden leer otras intenciones de "La Fuerza del Amor".