Mis letras, mis palabras, mis frases, mis sentimientos

Todo cuanto plasmo, aún sin dejar de ser de mí, de mi marca, te pertenecen en pensamiento desde este instante en que tú me lees

© ɱağ

Azul deMağdalia Mağade Qamar

Desde 2014

Y cierro los ojos para abrir mi ánima

26 de febrero de 2020

Petronila...

Un  Jueves, Un Relato
Mi encuentro con...


Mi padre y yo madrugamos mucho para llegar hasta Barbastro. Cargamos la carreta y arreamos a la mula. Sería un buen día para vender las verduras de nuestra huerta y las tortas y mermeladas que hacían mi madre y mi abuela. Esa calurosa jornada de primeros de agosto había mercado especial ya que se celebraba un acto real: El pacto de boda para Petronila con un conde barcelonés, un tal Ramón Berenguer.

Ese día fue la primera y última vez que la vi en persona. Tenía ella poco más de un año y yo seis más. Iba con sus fastos ropajes de color mostaza y oro de la mano de su ama. Si no hubiera sido por eso, podría haber pasado por una niña cualquiera, Petronila Ramirez, pero era hija de un monje, rey de por vida pero monje, que solo había abandonado su convento para la entronización, casarse y engendrar un hijo, que fue hija: Ella.
Su padre, Ramiro II, llamado el monje.

Nuestro puesto estaba al lado de la fuente de tres caños y al lado de Ventura, el que vendía el mejor vino de cosechero de toda la zona. Decían que incluso el abad de la colegiata de Santa María de Alquézar le encargaba el vino para misa.
Con aquel calor fueron muchos los que se acercaron.

Y apareció ella, como un rayo de sol entre matorrales.
La miré con una sonrisa. Ajena a todo lo que le acontecía, sonreía. Yo solo era otra niña así que todo aquello me resultaba igual de ajeno. Había ido a ayudar a mi padre y tenía que vender toda la torta, hasta la última miga. Petronila se aupó sobre el borde de la fuente. Se amorró al chorro y se mojó. En dos zancadas llegó hasta nuestro puesto y sus ojos se fijaron en mí. El ama me pidió un trozo de torta pero no se lo daría hasta que me entregara lo que costaba. Mi padre se disculpó por mi impertinencia y recibí un pequeño sopapo. Algo le dijo el ama a mi padre que este se puso colorado. 
Petronila debía tener hambre porque dio un gran bocado a la torta. Yo hice lo mismo con otro trozo que tenía reservado para mi almuerzo. Las dos reímos. Recogí mi moneda y se la di a mi padre. Cuando giré la cabeza ya no alcancé a verlas pero luego la plaza quedó casi vacía.



Este es mi aporte a la propuesta de Demiurgo desde su blog "El Demiurgo de Hurlingham" donde podéis hallar más encuentros. 
He elegido la figura de la primera reina de Aragón. El acto de las Capitulaciones, 11 de agosto de 1137, es considerado como el germen de la Corona de Aragón.


Esponsales de doña Petronila con Ramón Berenguer IV, conde Barcelona.
Claudi Lorenzale Segrañes (1815-1889)

20 de febrero de 2020

Un Jueves, Un Relato
Videovigilancia y seguridad privada


Nos creemos libres dentro de esta jaula por muy de oro que sea. Unos están por encima pero nos hacen creer que todos somos iguales. Y es mentira. Mentira que seamos libres aunque no veamos los barrotes de esta jaula donde somos pájaros de alas cortadas. Miro desde mi ventana. Todo parece en orden pero los mil ojos de Gran Poder perciben hasta el impacto de nuestra pisada, hasta la voluntad de nuestro pensamiento. Y, a pesar de todo, algunos nos creemos a salvo dentro de nuestro nido aunque, al otro lado de las pajas que sustentan estas paredes, vean el calor de nuestros cuerpos y el vaho de nuestro aliento; a pesar de que nuestros movimientos sean capturados, a pesar de que nuestra voz en off sea escuchada por los oídos, aparentemente, sordos de los que escuchan.

En esta sociedad distópica donde nos hacen comulgar "por el bien de todos", las normas dejaron de ser útiles desde el momento en que todo se convirtió en "Notitia Criminis", en el preciso instante en que mirábamos y veíamos lo que querían que viésemos luego que intentaron también que miráramos aquello que se pretendían camuflando pensamientos únicos, desvinculándonos de nuestro instinto y de nuestra idiosincrasia. Tristemente, quedan rebeldes. Rebeldes sí, pero ignorantes de que en esta jaula no hay pájaro que vuele porque, al final, todos somos esclavos de nuestros propios designios. La libertad tiene las costuras muy delicadas. Solo se goza a condición de no usarla o de creer que es usada.



Arte de Courtney Brims


Texto con el que participo en la convocatoria de este jueves que promueve Juan Carlos desde su blog "¿Y qué te cuento?" sobre videovigilancia y seguridad privada. Si deseáis, podéis  leer ahí otras versiones sobre el tema.

13 de febrero de 2020

El Alma Oscura de la Noche...

Un Jueves, Un Relato
Sucedió en el bus


Era el último tramo del trayecto después de algún que otro pequeño incidente que me había interrumpido, o la lectura, o el sueño. Y ya no había más pasajeros. Como casi nunca. Por alguna curiosa razón, la noche, tan oscura ahí afuera, al otro lado del cristal, había mostrado una cara extraña, jugando con mi mente y con mis recuerdos de adolescencia, cuando las sombras se enredaban en mí y exhalaban experiencias que siempre guardé en silencio. Porque, quién podría comprender sin ver. Y aun viendo, existiría la duda, alguna explicación inexistente. Pero, aquello no era una señal de tráfico tapada en el margen de la carretera, ni un árbol seco, muerto, que la luz de la luna hacia fantasmal y que alguien adornaba con unas flores de plástico. No, aquello era otra cosa. Y era inquietante y recurrente al tiempo y al espacio.


No deseaba ver más de mi reflejo en la ventanilla. El conductor frenó bruscamente el autobús cuando la figura apareció en medio de la carretera. Se giró hacia mí. Nuestras miradas se encontraron a pesar de la oscuridad. Él buscaba una respuesta. Yo la tenía pero sabía que no estaba preparado para escucharla, para saber la verdad.
Aquella forma se movía ágil, aparentemente ajena a nosotros, sin arrastrarse. Llegó al otro lado del autobús, siguió el arcén hasta quedar a la altura de mi ventanilla. Creo que los latidos de mi corazón eran como los eslabones de una cadena que alguien arrastraba. El silencio se podía cortar. Sin embargo, yo era capaz de escuchar aquella voz de una boca sin boca, de un rostro sin rostro, de un ser… ¿sin alma? :
«Perdóname».
«Jamás mientras esté viva».



Para unos es una leyenda urbana. Una de tantas. Lo llaman el fantasma del cruce o también del perdón porque se aposta en la carretera como si así estuviera pidiendo. Para otros es un padre, un hijo, un hermano... Para mí, un indeseable, un ser despreciable. Un torturador. Un violador. Un asesino. Y ruego que no me compadezca y le perdone antes de morir. Porque solo merece sufrir todo el daño que causó.


Este es el texto con el que participo en la convocatoria de este jueves programada por Alfredo desde su blog "La Plaza del Diamante". 
Ahí podéis verla y también la posibilidad de leer a otros participantes.

9 de febrero de 2020

Cierre de Convocatoria...


Yo me lo guiso, yo me lo como, como Juan Palomo,
 así que cierro mi convocatoria de este mes.
Sé que no era un tema complicado pero tampoco sencillo una vez puestos en tarea, así que mi gratitud es doble que, de bien nacidos es ser agradecidos: 
Por la participación y por vuestro trabajo.
Deciros que he disfrutado mucho con las lecturas y que me ha encantado vernos en los comentarios que siempre son de agradecer.
Y como no hay dos sin tres, no quiero cerrar sin agradecer también a todos aquellos que jueves tras jueves, nos acompañan con sus visitas y comentan aunque no participen de escribir.

¿Dónde va Vicente? Donde va la gente, nos vamos yendo ya a la Plaza del Diamante, con Vicente o sin Vicente, donde nos encontraremos con Alfredo, que nos indicará qué hacer.
Mucha suerte y que las musas nos sean propicias.

Un abrazo.
Un beso.

Nos leemos.


6 de febrero de 2020

Un Jueves, Un Relato
Paremias


Estábamos ahí, agazapados y expectantes, en una noche sin luna. Elegida así por los espíritus porque aunque el día tiene ojos, la noche tiene oídos y a nosotros nos han adiestrado precisamente para ello. No obstante, la experiencia no se fía de la apariencia y la fortuna es un montoncillo de arena: un viento la trae y otro se la lleva. La tensión se podía palpar en el ambiente. Es nuestro instinto pero no podíamos evitar tener el alma en vilo ya que no cabía error alguno por nuestra parte ni tampoco podíamos permitirnos que cualquier acontecimiento externo hiciera que toda la contienda se fuera al garete. Aun así, nos sentíamos como peces en el agua. Iba a ser tan complicado como ponerle un cascabel a un gato pero nuestra integridad, nuestro prestigio y nuestra honorabilidad estaban en juego. Y lo que es más importante, el honor de nuestro pueblo. Así que tú que no estabas ahí, antes de juzgar a alguien, camina tres lunas con sus mocasines*. Porque la dignidad no consiste en poseer honores, sino en merecerlos**. Y nosotros, hermano, pese a nuestra derrota, los merecimos.

1895 / Montana / Reunión de Jefes Indios
*Proverbio sioux
** Aristóteles

Este es el texto que aporto a mi convocatoria sobre las Paremias. Picando en la imagen podéis ver tanto la convocatoria como el listado de participantes con los enlaces a sus blog por si deseáis leer.

2 de febrero de 2020

Convocatoria "Un Jueves, Un Relato"...

Paremias
[6 de febrero de 2020]


Si algo nos deja la sabiduría popular a lo largo y ancho del tiempo son refranes, dichos, locuciones, máximas, adagios, aforismos..., frases hechas que vienen a representar, de algún modo, la realidad que nos rodea en cada época de nuestra existencia. Nos hablan de la agricultura, del cielo, de los fenómenos atmosféricos, del clima..., de la moral, de la ética, de la física..., de la superstición y de mitología o de cualquier otro tema que se nos pueda ocurrir, y que han llegado a nuestros días custodiando su esencia, aunque cada pueblo, al final, adapte su versión según su idiosincrasia.

"Los proverbios flamencos" / 1559 / Pieter Brueghel el Viejo
Conocida también como "La capa azul" o "El mundo al revés".

Os podéis saltar este trozo :-)
Esta obra representa en conjunto una serie de dichos  que tienen equivalencia en español. Por ejemplo: Si miráis en la parte inferior izquierda, hay una mujer atando al diablo. Bien podría ser "quien la sigue la consigue". En la misma diagonal, y a continuación, tenéis otro dicho muy claro. "Darse contra un muro", por el hombre que se da de cabeza con él y sobre el muro, "poner el cascabel al gato" con el hombre y el gato rallado. En el tejado hay unos cuencos con oro. Podría equivaler a nuestro "atar los perros con longaniza". Un hombre corre con el culo en llamas, "correr como alma que lleva el demonio" o "quien siembra vientos, recoge tempestades". Está en el centro superior, a los pies de la capa del que está sentado en el torreón, "estar al aire que mejor sopla", en función de lo que interesa. Si os fijáis bien, ahí mismo, un poco más abajo, se ven dos traseros desnudos por la ventana Aquí podría ser aquello de "dos que cagan juntos y por el mismo agujero son como carne y uña". Yo le aplicaría también aquello de "con el culo al aire". Etc.

Os lo dejo a modo de juego. Hasta 100 quedan unos pocos todavía. Algunos son más complicados por la diferencia con los que nosotros conocemos.

MI PROPUESTA para esta semana consiste en hacer un relato breve con la mayor cantidad de paremias,  (no menos de cinco), insertadas de tal forma que conformen un texto con sentido y racionalidad. Así que, como bien está lo que bien empieza y a buen entendedor pocas palabras bastan, abro la caja de Pandora y no os vayáis de picos pardos que os espero este jueves con vuestras creaciones (ya sabéis eso de las 350 palabras) y tenéis el Inventario Juevero para mirar a quién corresponde convocar cada semana.
Podéis dejar los vínculos de vuestras entradas aquí mismo para poder enlazaros.
Ya me voy acostumbrando a poner eso de "Un jueves, un relato" ,y, la imagen, esta o la que se adapte más a vuestro trabajo.
¡Ánimo y al toro!


LISTADO DE PARTICIPANTES

  1. Campirela
  2. Albada
  3. Myriam
  4. Tracy
  5. Mar
  6. Mag
  7. Alma
  8. María Dorada
  9. Dafne Sinedie
  10. Neogeminis
  11. Demiurgo