Mis letras, mis palabras, mis frases, mis sentimientos…Todo cuanto plasmo, aún sin dejar de ser de mí, de mi marca, te pertenecen en pensamiento desde este instante en que tú me lees…

© ɱağ

Desde 2014

Y cierro los ojos para abrir mi ánima…

21 de junio de 2017

Tentación...


Mis noches eran auténticos calvarios donde los pensamientos prendían en mi mente, bullían espumas entre los dedos de mi mano y creaba suspiros con su nombre. Gemía las ganas que me mataban, y, el repentino arrepentimiento de desearla, laceraba mi alma una y otra vez. 
De día, me preguntaba por qué el hijo del hombre no podía tener su propia María Magdalena, llenarla de Pecado y bendecirla con la semilla del más grandioso deseo, comulgarla con mil besos y vestirle la piel de sudor.
Día tras día, ardía en ese fuego y me consumía como las velas de los atriles. Mi pecado no se exoneraba ni con un Padre Nuestro ni un Ave María. Ni siquiera con veinte rosarios en latín con todos sus misterios apartaban de mí ese cáliz. Iba directo al infierno pero el infierno lo tenía yo entre mis piernas y, entre las de ella, deseaba escribir los versos más prohibidos con la punta de mi lengua, clavarme en sus entrañas, desbocarla salvaje hasta empaparme de su esencia y tragarme sus demonios exorcizados.


No calumnio la Palabra aunque me vuelvo irreverente y hereje entre los párrafos de mi biblia donde descubro de entre el espíritu, la carne. Creo en mí. Rezo por la orbe de los milagros y la salvación de las almas. Entre ellas, la mía que es de hombre por encima de todo. Y no reniego de la Carne. Pues eso somos: Entrañas y Ánima.
Mi Animus, se alimenta de este deseo y me emborracha. Mi alma se reconforta. Necesito vivirlo... Sentirlo.


Mas los caminos del Señor son inescrutables e insoldables sus juicios. Sus sendas están llenas de misericordia, y se apiadó de mí. Obró el milagro que me llenó de gozo cuando la vi aparecer ante mis ojos como una Lilith.
Su voz sonó angelical y en su mirada reinaba el mismísimo diablo. Su boca, puro Pecado. Sus pechos, las manzanas del Edén. Y en mi entrepierna, la encarnación de la serpiente.
Dominado por el placer de saberla, ante el hombre de Dios, venció el hombre de carne y pecado existente en mí, y caí en la tentación con encomienda divina. Inconclusamente, mis manos tomaron las suyas. Las besé como quien agradece una bendición Cerré los ojos y respiré ese momento en el que ella era tan cómplice como yo.

Supe que sus días y noches habían sido también un infierno. Ardíamos en las mismas brasas. Nos atormentaba el mismo fuego. El mismo que nos daba la vida y nos estaba matando.
Nuestras miradas hablaban por nosotros. Nuestras bocas se respiraron. Tomamos la bocanada de aire y nos envenenamos de la misma lujuria. Nuestras manos se hicieron enredaderas sobre la piel del otro y la razón se perdió entre gemidos y susurros.
Estábamos condenados a consumirnos y sernos.

Hice acto de contrición ante la hembra y, postrado de rodillas, la endiosé para buscar el manantial de su cuerpo, el agua bendita que me ungiera.

Y juré, en vano, no caer en la tentación. Simplemente, la hice mi Religión...



Este jueves, Leonor, desde su blog
"Playa del Castillo" 
nos hace caer en la tentación...

46 comentarios:

  1. Estaba claro que el tema es para vos. Y te sumaste con un relato cargado de inspirado erotismo.
    Me gusta que ese pecado sea la bendición para el cuerpo y para el alma encarnada en un cuerpo.
    Y hacer de una mujer tan intensa una religión.
    Lilith me parece una fascinante mujer mítica.

    Besos con pensamientos pecaminosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sabes que si me invitas, yo voy donde sea .-) Y mi intención es estar a la altura de lo que esperas.a
      Esta Religión debería tener más acólitos.

      Un beso enorme.

      Eliminar
  2. Que tentaacion mas intensa, y que padre nuestroooo.
    Ni con 20 rosarios lo hubieras dicho tan maraavillosamente.
    Tentación por todos los rincones.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Empecé con el rosario pero me quede en maitines :-)
      Un beso muy grande y gracias por venir, Ambar.

      Eliminar
  3. Qué maravilloso desenlace hacer de esa tentación una religión.Tu relato es exquisitamente erótico.

    Gracias por participar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Leonor.
      Un placer participar, aunque sea de tanto en tanto.
      A mí sabe que hay Religiones que me encantan...y la del Pecado, (bendito él) es la única que profeso.

      Un besazo.

      Eliminar
  4. Esamisma pregunta que te haces tú, también me la hago yo ¿por qué no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé por qué llaman Pecado a algo que forma parte de nuestra propia existencia. Sin él... no estaríamos aquí.
      Así que, porque sí... Así sea.

      Un beso.
      Mil gracias por pasarte.

      Eliminar
  5. No hay pecado (de este tipo) que no bendiga ni virtud (idem) que no condene, Mag. Bendita la tentación, benditos los pecadores y benditas tus letras que asoman siempre con una belleza y una sutileza fascinantes. ¡Maravilloso relato!
    Lilith...Magia Pura.

    Besillo dulce de buenas noches ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis, mil gracias por venir a esta Trastienda donde el Pecado suele pasar de puntillas pero no deja de ser una Tentación.

      Si somos conscientes de lo que tenemos, ¿a que no deberíamos renegar de ello? La verdad, dicen, nos hace libres. Pero el Pecado tiene el encanto de que solos los fatuos nos pueden condenar... Y esos arderán en el infierno mientras que los demás, sabremos disfrutar de sus llamas.

      Un besazo :-)

      Eliminar
  6. Un relato lleno de tentación y erotismo , sobre todo por la lujuria que encierra tus palabras de deseo y abstinencia ..
    Un saludo y feliz verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Campirela. Agradecida y feliz de verte por aquí.
      Dicen que es mejor arrepentirte de haberlo hecho que lamentarte de lo contrario. Una vez mojado, ¿qué más da calado?

      Un besazo y disfruta de tu verano.

      Eliminar
  7. Magníficamente relatado, tanto que al leer se siente la voz del protagonista. Y de las tentaciones, qué otra más poderosa que la tentación hecha mujer? si hasta el mismo Adán cayó en ella y también Jesús ante María Magdalena.

    Beso dulce Magda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si supieras que hasta Dios tuvo a su Diosa... y renegó al ostracismo. Luego se inventó los Pecados para expiar su torpeza.
      ¿Qué condena puede haber en disfrutar de algo bueno que da la vida?
      Si no tuviéramos Tentaciones jamás sabríamos que tenemos deseos.

      Un beso enorme, Mi Estimado Dulce.

      Eliminar
  8. Y bendito y maravilloso colofón cual broche de oro a tu magnífico relato; Tú Religión… Ésa, sublime y venerada por aquellos que te leemos y sentimos…

    Un verdadero placer, mi querida Mag…

    Bsoss y cariños enormes, y muy dulces sueños 🌜

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gin. Besitos.

      Tú y yo somos acólitas rendidas a Pecados como este. Y que no nos falten pues dan vida, alivian el cuerpo y expanden el alma...

      Millones de gracias :-)

      Eliminar
  9. Tu arte al escribir deja los labios sin habla corazón
    Por ello Gracias 🌷🦋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me siento azorada cuando me decís cosas así pero me alegra de rendir tributo a este Pecado sacralizado.
      Un beso enorme.
      Mil gracias por tus palabras y por la visita.

      Eliminar
  10. Fantástico, el arte de la danza entre piel y alma que derrama todo ese pecado que mas que pecado evoluciona en un deleite tan fresco, tan placentero, erótico y sutil.
    La tentación se apodera de todos los sentidos en tu fantástico escrito amiga Mag, un verdadero gozo, me encanto bastante.
    Un abrazo de corazón y mis mejores deseos por siempre para ti y los tuyos amiga Mag, nunca dejes de sonreír.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te encantara bastante. Eso significa que puedo hacerlo mejor pero el Pecado es demasiado tentador... Hay que degustarlo con el tiempo preciso y disfrutarlo siempre al máximo.

      Mil gracias por tus cariñosos deseos y asé siempre bienvenido a esta tu Casa.
      Un beso enorme y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. ¡Hola! Qué final fantástico que le has dado, no sólo cayó en la tentación sino que la convirtió en su religión. Genial, muy inspirado relato.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su Religión es lo que le hace ser feliz... Postrarse de rodillas ante quien amas te henchía el corazón...
      Él es feliz... Ella ama. Él ama. Ella es feliz.
      Bendito el Pecado que los unió después de tanta Tentación.

      Un beso muy grande y agradecida de tu presencia :-)

      Eliminar
  12. Si no puedes vencer a tus enemigos alíate con ellos. La tuya una concatenación de tentaciones que hay que sucumbir porque lo merecen y has resuelto un final de sobresaliente. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Millones de gracias, Ester.
      Yo entiendo el Pecado de una forma muy especial y le rindo tributo desde lo más hondo, pues es la mejor forma de hacerlo sacro.
      Lo que vida da, hay que tomarlo.

      Un beso enorme, niña.

      Eliminar
  13. Pecados compartidos y amadas absoluciones postreras en la trastienda, sencillo texto, corto y magistral porque a veces "menos es más". Ciertamente unges y más cierto aún es que urges. Esperando el manantial de vida, Un beso y enhorabuena por este jueves nadando en tu agua bendita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Edmond... qué decirte... si la Tentación tiene caminos inescrutables, misteriosos, enigmáticos, incognoscibles, indescifrables y claramente oscuros donde encontrarse para saberse...
      El Pecado hay que saborearlo de principio a fin... Y dejar solo lo justo solo para seguir disfrutando más. Y compartirlo.

      Un beso.

      Eliminar
  14. Bedita religión que no es pecado sino vida sagrada.

    Magistral y admirable tu relato, como siempre nos tienes acostumbrados, un placer siempre leerte, Mag.

    Besos de Perlada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aich, Marieta :-)
      Ya sabes que yo disfruto muchísimo de esta mistura entre Pecado, religión, vicio, misticismo y me gusta elevarlo al más grande de los altares porque la vida si no es con Pasión no sirve de nada... Y en la Pasión cabe de todo...

      Un beso muy grande, guapa.
      El placer es mutuo.

      Eliminar
  15. Un relato muy trabajado lleno de detalles, de esos temas que son parte de ti cuando te leemos ...
    muy bello de verdad

    Besitos y feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cora :-)
      Es cierto, el Pecado forma parte de mí y, por ende, de tod@s vosotr@s. Es algo recíproco. Me apropié del concepto y lo hice mío... Y solo deseo que lo disfrutéis tanto o más que yo.
      Muchísimas gracias, niña.

      Un beso muy grande :-)

      Eliminar
  16. Dominio del arte... Ara de la tentación... Sólo puedo admirar y releer... Disfrutar de cada palabra que entra y cada escena se vuelve una delicia.

    Mil besitos mi querida amiga ❤
    Y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Auro.
      Realmente, casi que ya no tengo palabras :-) pero seguiremos poniéndonos de rodillas para adorar y bendecir los pecados que nos surjan porque, así, es como podemos disfrutara de nosotr@s y podemos compartir esa dicha.

      Un besazo muy grande y mil gracias infinitas siempre.

      Eliminar
  17. Semejante conjunción de almas, y deseos no puede ser pecado, al menos según mi convicción. El pecado en cambio es la hipocresía de aparentar que no sucede.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podría estar más de acuerdo contigo, Neo.
      Para algo nos ha dotado la naturaleza de mente, cuerpo y alma... y mientras no se haga mal a nadie, todo es permitido, todo es digno. Cierto, la hipocresía de los que aparentan pero sus pecados, y lo pongo con minúscula, si pueden ser censurables.

      Un beso grande.
      Gracias por venir :-)

      Eliminar
  18. Un hermoso texto. Está claro que de los que leí hasta ahora tu protagonista sí ha "caído en la tentación"
    Felicidades por tu relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay dos opciones... O caer o vencerla...Y vencerla requiere un esfuerzo que puede ser aprovechado en el disfrute.
      ¿Para qué complicarse la vida? :-)

      Si hay que caer, se cae con todas las consecuencias :-)

      Mil gracias por tu presencia y un beso grande.

      Eliminar
  19. Hola Mag, coincidimos en algo en nuestros relatos, elegir un hombre que tiene prohibido concretar sus tentaciones (cosa que no me entra en la cabeza).
    Tu relato tiene intensidad, sensualidad y un final maravilloso, me encantó leerte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He ido a leerte antes de responder :-) y sí, el escenario viene a ser el mismo y el protagonista más atrevido que el mío.

      Nada hay que sea absoluta verdad. Solo única y si sus almas chocaron ¿por qué no iban a sentirse? También el demonio era y es un ángel :-)

      Un beso muy grande.
      Agradecida.

      Eliminar
  20. impecable, tormentoso, inquietante, ineludible, bello!
    perfecta tentación!
    aplausos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén :-)

      Bienvenida a esta casa donde se cuece de todo un poco.
      Gracias por tus palabras y por tu tiempo para conmigo.
      Me alegra saber que lo has disfrutado como dices :-)

      Un beso.

      Eliminar
  21. Me parece un relato exquisito tanto en la forma como en el fondo. Está lleno de deseo y de culpabilidad a la vez, aunque nunca entenderé por qué esa comunión de cuerpos y almas se considera pecado para algunas personas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Charo. ¿Sabes por qué es Pecado para esas personas? Porque, como ha dicho Neo, están llenas de prejuicios e hipocresía. Y se inventan dogmas que no son ciertos.
      El amor está vinculado al deseo siempre, aunque no sea sexual. Pero para algo nos han dotado de un cuerpo. Será para disfrutarlo :-)

      Un besazo.

      Eliminar
  22. Hola, Mag.
    Una narración sensualisima, eróticamente atrapante. La tentación de la carne, le fue más fuerte que todo lo demás. Sin hipocresia magnifica religion. Encantador aporte.
    !Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yessy :-)
      Gracias por venir.

      Te doy toda la razón. La Tentación de la carne es un bocado exquisito que se ha de probar a dos manos, a boca llena, con mucho hambre...

      Un beso enorme.

      Eliminar
  23. Dicen q donde hay amor no hay pecado ... muy sugerente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Así es, San... Por lo tanto, solo cabe gozarlo y sentirlo.
    Un beso y muchísimas gracias por pasarte.

    ResponderEliminar

Sueña porque soñar es vivir y vivir es sentir...

Si deseas seguirme por correo.

Acólitos...