Mis letras, mis palabras, mis frases, mis sentimientos…Todo cuanto plasmo, aún sin dejar de ser de mí, de mi marca, te pertenecen en pensamiento desde este instante en que tú me lees…

© ɱağ

Desde 2014

Y cierro los ojos para abrir mi ánima…

7 de marzo de 2015

Siempre cogidos de la mano (6)

 Después de cenar apetecía una copa. En el mismo restaurante hay una zona de barra, música en directo y gente bailando o charlando. Pues eso hacemos nosotros con la primera copita: Charlar.

La orquesta tocaba suavecito pero con ritmo, y en la tercera copa ya estábamos bailando con risa tonta y pegaditos... Yo bailo bien pero...serían las copas porque te pisé un par de veces...
Jajaja...
Y tú, dándome palmadas en el hombro, así como vengándote...
No podía dejar de sonreír.
 
Ya en la quinta copa me decido a pedir una canción a la cantante. No me entiende. Ya no sé si por el idioma o por los grados de los cócteles...No sé…, pero puesto ya en vereda, por señas pregunto que si puedo tocar el piano...
Y con mucho gusto y amabilidad absoluta, me ceden las teclas y un micrófono... 
Me siento ante ese pedazo piano de cola negro...
(tu yo)
Te miro.
Mis manos comienzan a tocar la melodía más bonita del mundo. Mi voz empieza a describir cada centímetro de tu piel, cada manera de ser y cada latido de tu corazón... Del mío. De los nuestros; cada sentir de tu respiración... Revoloteándonos alrededor de nuestros sueños... 


Y así, sin más, me vuelvo a encontrar en la calle, de tu mano...
Y sí, ya fuera la ciudad nos acoge de nuevo. Siento las vibraciones de los sonidos en mis pies, el bullicio de la gente... Y aún así, puedo sentir que solo estoy contigo...
Como a solas me he sentido cuando, sentado al piano, tocabas las teclas al ritmo de tus sentimientos, pudiendo percibir la esencia que te embriaga el corazón.
Sí. Todos puedes escuchar la canción. Pero es mi canción. Es la canción del tacto de tus manos en mi piel: Nuestra melodía más secreta, esa que se acompaña de esos cientos de sensaciones que solo nosotros podemos percibir, que solo nosotros podemos comprender. Y sí, solo nosotros podemos compartir.
Mientras la ciudad respira afuera. Nosotros nos ahogamos el aliento dentro, entre las cuatro paredes de un hotel en Hong Kong, donde nosotros tocamos las estrellas que la ciudad anhela a pesar de sus skylines. 
La ciudad se mece ante las aguas del río. Nosotros nos mecemos en las nuestras, las que exudadas nacen de ti y  de mí para desembocar en mí y en ti.
(mi tú)

8 comentarios:

  1. La melodia del amor es la mejor música que se puede componer entre los folios de dos cuerpos fundidos sin espacios y modelandose entre las corcheas del placer.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. De su mano el mundo es maravilloso...... un precioso escrito.

    una lluvia de besos

    ResponderEliminar
  3. De la mano siempre se ha de ir para transitar un mismo camino.

    Besos dulces y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. hay noches en las que la sensualidad lo inunda todo, y esta historia tuya tiene mucho de esa sensualidad

    ResponderEliminar
  5. De la mano de quien se ama se uno se va de viaje a la Luna montado en una estrella
    de la mano de quien se ama en el pentagrama de la piel se componen las más maravillosas melodías

    Un besito

    ResponderEliminar
  6. Precioso escrito... sensual a la par que tierno... no os soltéis de la mano...poco más para añadir...
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Muchísimas gracias en mi nombre y, sin duda en el de Jesús. Es una historia nacida de él. Yo tan solo soy alguien que se deja llevar siguiendo sus pasos. Y de ahí, salen cosas así que son todo sentimientos.
    Ya no es que sea bonito, o más o menos, es, simplemente, las ganas de expresar.
    Besos para tod@s y mil gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  8. Continuará... Vaya que si continuara...hasta el infinito y más, mucho más...

    Beeeesos y gracias

    ResponderEliminar

Sueña porque soñar es vivir y vivir es sentir...

Si deseas seguirme por correo.

Acólitos...