Mis letras, mis palabras, mis frases, mis sentimientos…Todo cuanto plasmo, aún sin dejar de ser de mí, de mi marca, te pertenecen en pensamiento desde este instante en que tú me lees…

© ɱağ

Desde 2014

Y cierro los ojos para abrir mi ánima…

11 de agosto de 2016

La mano de los dioses...

Sobre las dunas del valle de arena, emerge  la morada de nuestra diosa cobra, la que ama el silencio y es amada por él, Ta Tehnet, la que vela los muertos. Nuestro Señor Ra nos ha bendecido con un nuevo día y acaricia nuestro Más Allá. Emerge soberano y reina en el gran cielo.

Tras mi baño, me pongo mis túnicas, adorno mi cabello y engalano mi cuerpo. Como cada mañana, organizo el altar y rezo mis oraciones. Agradezco al Gran Sol la fortuna de este día, encomendándome a Él, a Shu, el Viento, a Sia, la percepción abstracta… rogando me den la fuerza suficiente para afrontar la nueva jornada, me ayuden a cumplir mis obligaciones y me mantengan firme ante la furia de la Reina.

Camino por el pasillo. El viento mueve las sedas y algodones que, tímidamente, evitan la entrada del sol por las grandes aberturas de las paredes. Trae cierto fresco desde los jardines por los que el río discurre calmo. Hay  movimiento  desde antes del amanecer.  El palacio jamás duerme.
Al fondo, en los aposentos reales, ya se escucha la voz airada de la Reina y a su servicio, moverse nervioso. A veces parecen pollos sin cabeza, corriendo de un lado a otro. Su furia hace temblar a los mismísimos dioses y hasta las arenas del desierto huyen de palacio. Su carácter es tan agrio que el baladre es dulce a su lado, sin decir de su lengua viperina. No hay quien se salve de sus humillaciones.  Solo la acalla el Rey.
Al hacer acto de presencia ante ella, bajo la mirada y me inclino ante su figura. Antes de que me haya puesto erguida, me habrá hecho una retahíla de preguntas acerca de todo... que habré de responder antes de que termine su larga lista. Y no todo será de su agrado.

Antes del Ocaso, habré muerto tres veces, habré sido repudiada seiscientas veces,  maldecida unas pocas más y  amonestada hasta el infinito. Y vencida la noche, oraré de nuevo a los dioses y recibiré sus mensajes y soy, quien al final, sin levantar la voz, con el misterio de la palabra, con el don de conocer el principio y el final, la magia..., controla los designios de mi Reina, de mi Rey y del Gran Imperio de Mi Dios Ra, de los vivos y de los muertos.
Ha en mí los dones otorgados por los Dioses.

Ainoa, desde su blog, "Hidden Words",
nos propone un viaje al Antiguo Egipto.
Más viajes, más personajes... Ahí.

13 comentarios:

  1. Leerte es hacer un recorrido por esa tierra tan mística y llena de historia, de vidas atadas a dioses y faraones, de amor, odio y tramas. Tú la dulcificas con la magia de tus palabras, Mag.
    Un placer, querida mía.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
  2. Pobre, mira que tener que aguantar los caprichos de la reina siendo poseedora de do es extraordinarios. Buen relato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Suele suceder también en estos tiempos hay jefas tiranas, pero estas al final no se dejan manejar por otra mujer sea diosa, vestal, esclava o lo que sea, al fin y al cabo: mujer.
    Desgraciadamente no hemos cambiado tanto.
    Extraordinario relato.

    ResponderEliminar
  4. Encantadora manera de narrarnos tanto el clima ambiental como las vicisitudes de este enigmático personaje. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Aún las Reinas y Reyes necesitan esa mirada extra para tomar las mejores decisiones. La temática ha sido idónea para ti.

    Beso dulce Magda.

    ResponderEliminar
  6. Qué maravilla, Mag… Según iba leyéndote, podía visionar cada escena y rincón, cada detalle… Y esa “magia” a la que tantos Reyes en sus tronos escuchaban y acataban…

    Un placer, amiga… Buenísimo relato.

    Bsoss mil!! ♥

    ResponderEliminar
  7. Nadie mejor para un relato que hable de arenas del desierto... y como era de suponer, te has lucido!

    Besotes hermosa.

    ResponderEliminar
  8. El misterio de la palabra. Que bien que lo planteaste. Tiene mucho sentido que lo plantees en un relato juevero sobre Egipto, en que los escribas tenían tanta importancia. Me gusta como planteaste el personaje de esa mujer, segura de tener más importancia que la reina, al recibir mensajes de los dioses. Al mismo tiempo que no levante la voz alguien tan segura de su importancia.
    Un nueva muestra de inspiración este relato tuyo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Dones otorgados que se hacen sentir con tu pluma,
    lo leí y me adentre como en un libro...
    queriendo que siga la historia.

    Besos dulces Magda

    ResponderEliminar
  10. Nos has adentrado a aquel mundo tan misterioso y místico de los Dioses, Reyes y Faraones, lo hiciste de manera magistral, extraordinario relato juevero, Mag.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  11. Que personaje tan enigmatico y atractivo te has creado Mag, parece que tiene convicción de conocer el destino, de manejarlo, de ahorrarse enojos, despues de todo, los que no manejamos nada solo podemos vociferar, sean reyes o esclavos.

    Muy buen y atractivo relato!
    Abrazo

    ResponderEliminar
  12. Qué bien has hecho la descripción de esta figura femenina tan importante y sin embargo tan mal tratada por la reina.
    Un relato precioso, me ha encantado!
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Mil gracias para todos y todas. Que el destino de los dioses os sea otorgado, que las certezas de los testimonios se hagan presentes en vosotr@s y la felicidad os sea predispuesta.
    Mi gratitud siempre por vuestra presencia.

    ResponderEliminar

Sueña porque soñar es vivir y vivir es sentir...

Si deseas seguirme por correo.

Acólitos...