Mis letras, mis palabras, mis frases, mis sentimientos

Todo cuanto plasmo, aún sin dejar de ser de mí, de mi marca, forma parte de ti desde que estás aquí

© ɱağ

Azul deMağdalia Mağade Qamar

Desde 2014

Y cierro los ojos para abrir mi ánima

7 de octubre de 2021

Watanka...

Un Jueves, Un Relato
Caballos

La primera vez que nos vimos fue en mis sueños... Tal vez también en los suyos. Nos miramos entre la sorpresa y el sabernos reconocidos. El viento agitaba sus crines, mis cabellos y mi falda. En aquella ocasión, relinchó y se puso de pie antes de emprender carrera ladera abajo. Pude sentir su galopada dentro de mí, cómo comulgada con los latidos de mi corazón.

Mis sueños con él eran recurrentes. Soñar con un caballo ruano o un bayo es normal pero con un caballo alpino y blanco como aquel, según el hechicero de la tribu, es una señal del Gran Dios. Mi padre me contaba que los caballos blancos son caballos que no tienen color, que Manitú los crea así para que cada uno los veamos diferentes pero que solo una persona podría ver su verdadero espíritu y solo entonces, el Gran Espíritu permitiría que sus almas estuvieran en conexión eterna.
Siempre me pareció un mito. Nuestra tribu, así como las vecinas, está llena de leyendas y rituales pero aquel amanecer pude tomar verdadera conciencia de lo que todo ello significaba.  Había soñado con él una vez más y al despuntar el alba algo me despertó. Salvo los guardias, el resto dormía, pero para ellos aquello que a mí me había despertado estaba pasando desapercibido. Atravesé el poblado para llegar al río. La Luna Gusano brillaba en todo lo alto y bailaba sobre la corriente del río. Entre las ondas del agua surgió el gran caballo blanco. El caballo de mis sueños, con quien hablaba y cruzaba las praderas, con quien me sentía especial y con quien parecía estar conociéndome a mí misma. 
Sobre sus lomos ascendí la colina. Estaba tan pegada a su cuerpo que me percibí latiendo dentro de él. Desde ahí arriba, con el valle a mis pies, con el viento abrazándome, con la luna alentándome en su despedida y recibiendo las primeras caricias de la gran bola roja,  comprendí porque había pasado de ser "la niña sin nombre" a ser Waka-Tanka. "Watanka, el gran misterio". Porque yo poseía el alma del caballo blanco.


Este es mi aporte (348 palabras), quitando los nombres, lo demás pura imaginación para la convocatoria de Myr  desde su blog "De amores y relaciones" (participantes) convidándonos a hablar de caballos. 

30 comentarios:

  1. Que leyenda tan bonita, a Par que te leía veía ese caballo blanco y a ti subida en él. Las tribus indias son creo bajo mi parecer las que al caballo le tiene como algo más que un animal para ellos es un símbolo de espiritualidad.
    Fascinante el sueño como la mente nos lleva a sentir tal emoción.Cabalguemos ahcia es colina y disfrutemos en su recorrido de los bellos parajes y la luna gusano.
    Besos y abrazos y mágica tú aportación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos pueblos, Campi, que tienen en los caballos un símbolo de vida. Al percibir el caballo blanco, recordé ello y me puse a escribir. Un poco de imaginación y un poco de realidad :-)
      Debe ser una experiencia única vivir algo así.
      Muchísimas gracias y un beso enorme.

      Eliminar
  2. Maravilloso relato, como un cuento ascentral. Me ha encantado el flujo de las palabras, el misticismo que emanas en la reproducción del mismo. Siempre es un placer leerte, mi querida Mag... la magia.

    Mil besitos llenos de mi cariño para ti y muy feliz jueves ♥

    ResponderEliminar
  3. Precioso relato en una prosa casi poética donde las palabras danzan y atrapan dibujando esa conxión entre dos almas gemelas y esa percepción de liberación y libertad al experimentar la sensación de montar ese caballo mítico latiendo al unísono.
    Muy buen relato.
    Un beso,Mäg.

    ResponderEliminar
  4. Hermosísimo relato con el que me siento totalmente identificada. Mag, enormes gracias por haberte sumado con esta joya a mi convocatoria.

    ResponderEliminar
  5. Excelente relato!!! Cuánta imaginación!!!!
    Es bueno haber encontrado tu blog y seguirte.
    Besazo.

    ResponderEliminar
  6. Un relato pleno de misticismo y es que el caballo tiene esa estampa tan señorial y al mismo tiempo salvaje que inspira muchas cosas. Como tu historia que fluye en tus palabras.

    Beso dulce Mi Estimada Magda.

    ResponderEliminar
  7. Nos conduces a una noche junto a la hoguera, una reunión de amigos y empieza la narración, una leyenda antigua donde el alma se hace presente y el caballo le pone cuerpo. Un relato magnifico y te felicito

    ResponderEliminar
  8. El enlace que, dicen, los pieles rojas lograron con sus caballos ha sido íntimo y profundo, duradero y enigmático. Digno de ser inmortalizado en un historia como ésta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno, has optado por ser caballo, una idea que me rondó y que tú has sabido dar forma. Me ha encnatado esa leyenda de que los caballos blancos están para que cada quien los forme del color que desee.

    Encantador y muy humano tu texto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Original y muy interesante. Un texto con una doble intención muy sutil. Me gusta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta el doble sentido de la entrada y particularmente la sutil originalidad. Es complicado centrar una historia en un caballo. Te felicito.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado mucho esa conjunción, esa mitosis humano/ caballo.
    Un relato precioso y muy bien escrito.
    Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  13. caballo blanco. una persona más o menos vidente me dijo que mi aura era blanca, es ese color, el no color el que impregna mas directamente nuestro alma, el luto en oriente es blanco. No me extraña que en tu sueño encarnaras una unión anímica entre ese caballo que te dio el nombre. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Un hermoso relato Mag, conforme leía me transportaba a esa colina, a lomos de ese caballo blanco, dejándome llevar por el viento, una leyenda preciosa.

    Un beso Mag🌹

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado la leyenda que pones en boca de Manitú sobre el caballo blanco.
    Todo tu relato me ha interesado porque también yo sueño con mi caballo muchas noches y formamos un tandem maravilloso.
    Parece que has escrito pensando lo mismo que pienso yo

    ResponderEliminar
  16. Me encantó muy bello relato, realmente los caballos son animales mágicos

    ResponderEliminar
  17. Qué chulo el relato!!!
    Me he sentido niño leyéndolo.
    Gracias!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Un relato interesante y bien llevado... sólo he visto na vez un caballo totalmente blanco y creo que sí, que lo que cuentas sobre ellos debe ser cierto ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Beauséant.
      Yo he visto un caballo albino. El único en mi vida. No sé si lo que cuento es cierto o no porque me lo he inventado o no creo haberlo leído antes, podría ser, eso que llaman memoria dormida, pero echándole algo de espiritualidad me gustaría pensar que sí.
      Muchísimas gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Que buen planteo, uniste el tema con lo onírico, algo que es de mi interés.
    Recordé la película del Llanero Solitario, con Johnny Dep, en que un caballo blanco es el espíritu guía del protagonista.

    Interesante personaje la protagonista.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Hola MAG. Hoy llego tarde yo.
    Lo que más me gusta es el primer encuentro, el reconocimiento y la huida del caballo cuando considera que ya essuficiente para un primer encuentro, que salvo excepciones ,es el más intenso y revelador. Cuando te das cuenta de que ha pasado algo.
    También he visto, comunión o comulgar , que no vi en los primeros textos, pero sí en los últimos que he leído y en los comentarios. Y qué es la palabra precisa para lo que quieres expresar. Creo ,por el desarrollo y tú comentario, que tienes un error tipográfico al principio que despista. Has escrito "alpino" que no deja de tener sentido, pero creo que no es lo que querías poner.
    Te ido el texto rezuma pasión y espiritualidad.
    Besosss Mag, hasta la semana que viene, no lo pongas muy difícil. Jaja qué iluso... Lo difícil es estimulante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gabi. Pues lo de "alpino" sí que tiene sentido sí, porque alpino es un caballo de las montañas que puede ser o no blanco, pero igual queda mejor albino, sí. Lo cambio y ya está. Gracias :-)

      Sabes que amo la espiritualidad y darle un toque de sensualidad, en este caso este toque es muy sutil pero está ahí latiente, de latir :-9)

      No me toca la semana que viene, no, me toca para el 4 de noviembre creo. No he pensado nada. Y no sé si lo pongo difícil o no porque primero pienso y luego ejecuto, y tampoco es siempre sencillo para mí :-9

      Un beso enorme.

      Eliminar
  21. A no... Que no te toca a ti. Me he liado, no sé dónde lo he visto
    Besooosss Magg

    ResponderEliminar
  22. Que maravilla de leyenda hecha relato a traves de ti. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Inma.
      No sé si existe esta leyenda pero ahí que la he metido. Como he dicho antes, un poco de realidad en los nombres, y un poco de imaginación en el resto -9)
      Un beso enorme.

      Eliminar
  23. Es mágico cundo se logra acompasar los latidos del corazón con otro corazón. Sabía que eras una heroína Mag.
    Un placer leerte siempre
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Charly, dicen que eso ocurre cuando dos personas se mantienen en un abrazo. Imagino que será lo mismo cuando dos seres de especies diferentes están unidos por un vínculo de amor y,además, espiritual.
      Mil gracias por venir.
      Un montón de besos.

      Eliminar
  24. Llore al ver la foto. Yo tenia un caballo blanco que era una belleza. Cada vez que me veia llegar salia corriendo para acariciar mis pies. Mi matrimonio termino en divorcio y lo unico que pidio mi esposo fue mi caballo blanco. Nunca mas supe de el.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh, siento escuchar eso! Pero tienes bonitos recuerdos de él. Quédate con eso, Frases Bonitas.
      Un beso enorme y mil gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar

Sueña porque soñar es vivir y vivir es sentir...